Royal Air Force? No. Tomate RAF

22 de mayo de 2007



Cuando abrí este blog me acordé de mi madre.

Gran lectora y gran cocinera.

Me presentó a Simmel. Y luego yo descubrí a Carvalho.

Modestamente, cambiaré los anteriores detectives por periodistas y modestamente; mejor, frugalmente, hablaré de comida.

Mejor, de comidas.

De ahí el nombre de este blog: Periodismo al Pil Pil.

Me estreno con una iniciativa jugosa de un amigo mío: JuanPi.

Se llama La Vía Verde y te vende alimentos naturales.

Hay muchos. Hay frutas y hay verduras. Y también hay plantas aromáticas.

Y está el Rey RAF. El tomate RAF almeriense.

Si lo describimos es amorfo, con gajos irregulares. Los ojos interiores están llenos de carne. Tiene muchos colores y son brillantes.

Y el sabor, ligeramente dulce y... como los de cuando éramos niños.

Si le sumamos un puntito de sal y cualquier aceite virgen extra andaluz... tenemos un plato de bandera. Inconmensurable.

Prueben este menú. Ha sido mi comida de hoy.

Morcilla de arroz de Burgos. La puedes comprar en El Corte Inglés. Es de Villarcayo. Antes las vendían de dos en dos y ahora también por unidades, perfectamente envasadas al vacío y con fecha de caducidad de algo más de un mes. Hay que conservar en el frigo, eso sí. Apenas valen cinco euros, por lo que está al alcance de cualquiera.

Queso de Idiazabal. Un cuartillo sale por ocho euros. Comprarlo semi-ahumado y creo que os irá mejor.

Pan recién hecho, de la última hornada.

La presentación, por ejemplo, para dos personas.

Se eligen un par de tomates RAF de JuanPi comprados en La Vía Verde.

Se cortan en láminas, se salan y se riegan con abundante aceite del güeno. Se emplatan en corona y al centro de la mesa.

La morcilla se corta en 8-10 rodajas y, tal cual, al microondas. Fuerte y dos minutos, para que queden cruditas y sabrosas.

El Idiazabal, en triángulos, también finos.

Fíjense que fácil. No se tarda más de quince minutos.

Nos ponemos de tomate rico bien, un poco de morcillita para que el estómago se llene mezclada a bocados con el Idiazabal, que complementa el sabor del RAF y de la gloria burgalesa.

El pan sirve para acompañar los tres platos anteriores y, hay que reconocerlo, hacer barquitos en el poso de aceite trufado de los restos del RAF.

Para terminar la pitanza, un plátano (maduro) y unas buenas rajas de melón, alimento de verano.

Esto, si queréis bordarlo, lo podéis presentar perfectamente: En un plato chulo (rojo, por ejemplo), el plátano en rodajas y el melón en dados, todo mezclado.

Por último, os recomiendo tres bombones tres de chocolate negro (Valen perfectamente los de la Caja Roja Nestlé).

El contrapunto perfecto.

Que os aproveche.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

esto no se hace a quienes no podemos comer por estar protrados y engordando como marranos...

Fdo.- Patón

Paco Olivares dijo...

Me encanta, la idea. ¿Podemos incluir recetas y hacer un recetario de periodistas digitales, al pil pil?

Pepe dijo...

Wa!!! Rikissssimo

Anónimo dijo...

hola,compré hace un par de dias una caja de tomates raf, rey raf la verdad que tiene muy buena presentación y están deliciosos.anoche me comí dos con un poco de sal y un par de ajos picados, este hombre llebaba razón ya es mi plato esquisito.
un saludo francisco

UA-2404442-2