It´s summer, but death´s still working

15 de agosto de 2007

(Es verano, pero la muerte sigue currando)
(Hacer click en el vídeo antes de seguir leyendo)




Cómo se pasa la vida, como se viene la muerte tan callando.

¿Y cuando llega de repente?

Sin avisar.

Cual puñalada.

Sí sí. Ya sé que la muerte nos iguala a todos.

Pero en su momento.

Tengo dos buenos amigos que reflexionan sobre la muerte sin que se pase la vida.

Una de las historias sucedió entre Brasil y Lisboa.

Otra está sucediendo en Andalucía y terminará igual, demasiado pronto.

Entre los dos escriben frases profundas.

JuanPi:

"Somos lo que vemos en los ojos de los demás. Por eso cuando muere un amigo no sólo perdemos su entidad como aportador de momentos y energía, no: perdemos la imagen que de nosotros vemos reflejada en él o ella. Por ello nos sentimos vacíos, como si perdiéramos algo".

"Publico estás líneas para que queden en algún caché y nunca las pierda con la esperanza de llenar el hueco y encontrar cierto consuelo en la exposición del dolor".


Rafa:

"Nadie está acostumbrado, y mucho menos hecho, al triste deporte de despedirse antes de la cuenta".

"Lo más dramático de esta historia es cuando la despedida llega sin venir a cuento. Un buen día te levantas por la mañana, y por la tarde te dicen que tienes 3 meses para concentrar los próximos 20 años de tu vida. Ya no habrá más inviernos, ni más vueltas al cole, ni más cenas familiares de navidad, ni más nada de nada. Ahí se acaba todo, una vida con fecha de caducidad, y otra media vida que se quedará ya para siempre en el tintero".

Y esta frase la ha escrito uno de ellos, podrían haberla escrito los dos y haberla firmada nosotros tres:

"Todo esto, lo que se pierde, lo que no se podrá hacer nunca más, todos esos momentos se perderán en el tiempo, como lágrimas... en el puto tintero".

UA-2404442-2