***Yo ya dependo totalmente de Google***

31 de agosto de 2007




El autor de la frase que da tíitulo a este post se llama Juan Antonio Bermúdez, y así lo llamaremos porque no es realmente su nombre, como me ha enseñado a escribir Mark Twain.

Entre café y café, este periodista, compañero y amigo, por cierto, mágica trilogía, me indicó que,

Google es su buscador

Gmail su correo electrónico

Google Docs es su formato de trabajo para enviar sus historias al periódico para el que trabaja

Google Analytics es el método que utiliza para comprobar el tráfico de su media docena de webs, de las que es responsable, y que al cabo del año les saca un par de miles de euros. Tranquis, entre cuatro y ocho mil euros. También comprueba con ellas el tráfico de sus tropecientos blogs, tanto en los que él escribe como en los que abre a todo aquel que se lo solicita.

Google Earth le sirve para viajar, ahora que las cosas no le van tan bien como él quisiera. Ve así otros mundos que también están en él.


Blogger. Lógicamente, aquí tiene alojados sus blogs.

You Tube. Por aquí andan sus vídeos.

Ad Sense. Para sacarse unas pelillas.

Más.

Google Calendar. Aquí mete su agenda, sus citas, compromisos... aunque, reconozcámoslo, no le sirve para nada. Es capaz de dejarser las llaves de casa en la mía junto al teléfono suyo y de paso dejarse también la cabeza. Últimamente, también se ha dejado por ahí el corazón. Nadie es perfecto.



Google Maps le sirve exactamente para lo mismo que Google Calendar.

Seguro que hay unos cuantos más GoogleGadgets que él utiliza de forma fechaciente y yo desconozco siquiera que todavía existen.

Pienso en un GoogleCar para que te gestione todos los papeles del coche, cuotas, llenado del depósito, seguros, gestión de multas, revisiones, cambio de neumáticos y coordinación de la música según la hora del día y el día de la semana. Por no hablar de la radio con sus diversas frecuencias y modulaciones, del GPS, de la PDA, del ordenador de a bordo, del DVD y del CD con bien MP3 o bien MP4. Sin olvidar el móvil *o el celular si cruzamos El Charco* con bluetooh para que no nos multe la Guardia Civil.


GoogleBabys o GoogleGirls. Imaginen, imaginen. Les invito a ello.

El caso es que, un día, Bermúdez se llevó las manos a la cabeza y pronunció la frase de marras que titula este post.

Y yo, para la ocasión, pensé que Google tendrá como medio millón de datos suyos.

Así que...

...E-XAC-TO.

A alguien puede estar entrándole cierto reparo, como a mi colega Bermúdez.

Y como estas cosas nunca vienen solas, va The Economist y pone el dedo en la llaga.

¿Dónde queda la privacidad?

Y, también,

¿Quién teme a Google?


Mi amigo, de momento, no.

Ya veremos


UA-2404442-2