Un blog que se ve sin Internet

27 de octubre de 2007

Es el Sargento Crítico, alter ego de Pepe Villoslada.

Otro día, otro post, os hablo de Sensei Kamada, otro alter ego como yo puedo tener Cableados.

De momento, ver el vídeo de la proyección de su fotoblog en un bareto con música de DJ y un barril de birra.

-------------------------------------------------------------------------------

Pepe Villoslada tiene un reportaje.

Actualmente colabora en Granada Hoy desde septiembre del año pasado, a donde llegó desde Ideal.

Cuando trabajábamos juntos (vale, yo era su jefe, pero también tengo 42 años y el veintipocos) nos daban altas horas de la madrugada hablando de la Red, sobre todo, de cómo incorporar la imagen a la Red y, sobre todo-sobre todo, de cómo incorporar la fotografía.

No. No hablábamos de técnica tecnológica.

Hablábamos de cómo un fotógrafo (él lo es) puede o debe sacar fotos para Internet a diferencia de fotos para el periódico.

Ya os digo.

Nos daban altas horas de la madrugada.

Pepe sigue llevando trenzas pero sigue sin ser Pipi Calzaslargas.

Y Pepe es demasiado inteligente.

Todos, lo que se dice todos los días, se pasa por su Facultad.

-¿Tú Facultad? ¿Qué facultad?
-La de Ciencias, responde mientras con su nariz apunta en dirección al lugar.

-¿Pero tú qué has estudiado?
-Yo lo que quería era investigar, explica. Y estudié tres años de Física y otros dos de Ingeniería.

Pepe es demasiado inteligente, ya te digo.

-Me recuerdas a mi compay, Carlos Morán, le digo. Le invitas a ver una de van Damme y en vez de quedarse dormido o algo parecido le da por cranear y empieza a analizar la violencia gratuita en el cine, su traslación al público objetivo y se apunta en una libreta un pensamiento para trasladárselo a su amigo Emilio Calatayud, el juez de Menores de Granada. Oséase, que no descansa, que no le para el bolín.

Y Pepe se descojona. Debo haber dado en el clavo.

-La verdad, esto -se toca la cocorota-no para nunca.

-Save the cheerleader, save the world (Héroes), le digo.

Llenamos, se apaga la luz, queda una atmósfera tenue, comienzan los platos a rodar, salen los vinilos de sus condones de plástico, Fermín pincha, Juan pincha también, esta vez el barril.

Aparece en pantalla el alter ego de Pepe. Esta vez es Sensei Kamada. Puede ser Sargento Crítico.

Mi amigo piensa tanto que necesita a diario, al día, tres personalidades.

Es uno y-trino-porque-me-toca.

2 comentarios:

Sonia Blanco dijo...

Preciosa exposición y preciosa entrada.

Javier F. Barrera dijo...

Pos muchas gracias. Se agradece :-)

UA-2404442-2