Elecciones 9-M 2008: Cuánto asco versus Cuánto placer

9 de marzo de 2008


ANDRÉS DESCUBRE LAS PAPELETAS (ha cogido la primera que ha encontrado) Y LE ENSEÑAMOS LO QUE SON LOS VOTOS, LAS URNAS, LA DEMOCRACIA...

---------------------------------------------------------------------------

Cuánto asco

"No hay humor cuando la sangre se derrama.

Matar y además por la espalda y además delante de una hija y además para nada, por nada.

¡Cuánto asco junto, cuánta vileza, cuánta mierda metida en una cabeza!

Y en el lugar donde mataron a este hombre, por la espalda, por nada, delante de una hija, de su mujer, horas después habían puesto dos velas, sólo dos velas, dos únicas velas para recordar a un vecino asesinado de una forma tan canalla.

¿Cuándo se va a levantar en masa Euskadi contra estos matones? Ya no se trata de política, se trata simplemente de dignidad, de la dignidad de un pueblo que debe rebelarse contra todos los que utilizan su nombre y su historia, y que debe decir de una vez por todas nunca más, nunca más callaremos, nunca más miraremos para otro lado cuando oigamos disparos, porque los fascismos se alimentan del silencio y de todos aquellos que se tapan los ojos para no ver lo que pasa a su lado".



Santi F. Reviejo es de Coruña, es periodista, vive y trabaja en Sevilla, es mi amigo, y ha escrito un par de frases llenas de rabia y maestría.

Yo, se lo agradezco.

Gracias Santi, por la frase.

Volver a leerla: "
Los fascismos se alimentan del silencio y de todos aquellos que se tapan los ojos para no ver lo que pasa a su lado".

Precisamente por eso, ir a votar hoy con todas vuestras fuerzas y llevaros a vuestros hijos para que aprendan desde pequeñitos.

Y, frente al cuánto asco de Santi del viernes del atentado, el Cuánto placer de hoy, de poder votar y darle zumo de urna a los, Sandra dixit, "hijos de puta que han matado a mi padre".

----------------------------------------------------------------------------------------

Cuánto placer

En la calle Santiago del Realejo, Cris ha votado en el Convento de Santiago, donde hay monjas de clausura que hacen dulces y donde hay una pequeña iglesia de donde cada Lunes Santo sale la Cofradía de la Oración en el Huerto de los Olivos.

Es pequeña la procesión pero muy recoleta y preciosa, porque el trono está lleno de ramas de olivo.

El colegio electoral en este convento es como la procesión, recoleto y pequeñito y consta de una sola mesa.

Cristina votaba, que es darle los votos al presidente de la mesa, cuando éste, amable y cariñoso, le ha preguntado a Andrés: ¿Me ayudas? Y ambos, mi Andrés y el presidente de la Mesa han introducido en la urna el voto de mi Cris.

A Andrés le ha encantado.

Hemos salido y Andrés se ha dado la vuelta y ha entrado otra vez: "Otra vez"... y es que, quería votar otra vez.

Nos hemos ido entonces a mi colegio electoral, ya que Cris y yo votamos en colegios distintos por las cosas de los empadronamientos y tal.

Oyemamá oyeaitá, dice mi Andrés de tres años y medios al llegar al Colegio Público de Granada, donde yo voto. "Este es mi comedor".

Nefecto, el comedor de mi Andrés es el colegio electoral.

Y le ha encantado.

Y, como ya tenía experiencia, le ha dado mis tres papeletas a la presidenta de la Mesa y ha votado.

Le ha encantado.

Y a Cris y a mi también, por nuestro hijo, y porque nos hemos quedado muy a gusto.

Pero que muy a gusto.

1 comentarios:

SANTI dijo...

Magnífica crónica de la democracia. Qué buenos padres tiene Andrés! Y gracias por ayudar a difundir las ideas contra los canallas de tu pueblo y el nuestro

UA-2404442-2