'Tonty' Toledo

13 de marzo de 2010

Artículo publicado por Inés Gallastegui en la edición del periódico IDEAL de hoy, sábado 13 de marzo de 2010.

'Tonty' Toledo

Solo puede ser un cínico o un tonto. Me decanto por la segunda opción, porque para ser cínico hace falta tener dos dedos de frente y, a juzgar por sus declaraciones, el actor Guillermo Toledo, también conocido por el antiimperialista apodo de ‘Willy’, no parece muy inteligente.



No es un insulto; las pruebas están ahí, publicadas. Primero dijo que Orlando Zapata –el recluso cubano muerto tras 85 días en huelga de hambre– no era un opositor al régimen castrista, sino un «delincuente común», y que los «presuntos disidentes» son en realidad «terroristas y traidores a la patria». Unos días después, para defenderse de quienes se indignaron con sus palabras, aseguraba que Cuba es una democracia y que en España han muerto «decenas de presos» y existen «cárceles clandestinas».

Por un momento me pregunto con preocupación si este actor tendrá información de la que los demás carecemos para sostener que nuestro Gobierno viola sistemáticamente los derechos humanos. Pero entonces caigo en la cuenta: si sus fuentes españolas son tan buenas como las cubanas, todo lo que dice es mentira.

No sé si Toledo habrá viajado a Cuba. Tal vez haya estado, como otros artistas e intelectuales, invitado por el régimen a una estancia de ‘todo incluido’. Quizá durante la visita montaran a su alrededor ese Parque Temático de la Revolución Cubana que la dictadura reserva para sus invitados ilustres, ese ‘Castroworld’ en el que la gente es feliz, está sana, educada y bien alimentada, y disfruta de unos maravillosos servicios sociales.

Si el visitante se preocupa de deshacerse por un rato de los espías y mirar detrás del decorado de cartón piedra, descubre que los frigoríficos están vacíos y las casas, abarrotadas y en ruinas. Que los cubanos no tienen más opciones que trapichear, prostituirse o casarse con un turista para huir de la pobreza y la ignorancia.

Pero seguramente entre mojito y mojito, con tanta fiesta solidaria en la agenda, a los artistas españoles sólo les queda tiempo para leer el ‘Granma’ y ver la televisión pública cubana, donde no hay ni rastro de la corrupción generalizada que ya es el único modo de sobrevivir en la isla caribeña.

En un manifiesto, una treintena de amigos de Toledo acusa a los medios de comunicación de no admitir que los actores también son seres políticos y de reaccionar a sus opiniones de forma «agresiva». No se les ha ocurrido pensar que las ‘agresiones’ a ‘Willy’ se han limitado a responder con palabras a sus palabras. No ha sido golpeado, detenido, encarcelado o despojado de su trabajo o sus propiedades. Vamos, que no le ha ocurrido nada de lo que podría haberle ocurrido en Cuba solo por hablar.

En España, cuando uno opina en público, debe admitir que le respondan. Como dice mi admirado Fernando Savater, no todas las opiniones son respetables.
Está bien denunciar la violación de los derechos humanos de los saharauis, pero si uno tiene los ojos lo bastante abiertos, comprobará también que la dictadura marroquí oprime a sus propios súbditos, que muchos luchadores por la soberanía nacional de Afganistán son unos fascistas que entierran en tela a las mujeres y que ahí al lado hay miles de vascos muertos, o vivos pero amenazados de muerte, por no ser nacionalistas. Y para verlo no hace falta sellar el pasaporte.

Anda, ‘Willy’, date una vuelta.


3 comentarios:

Rocío dijo...

Muy bien, me gusta este artículo.

anac dijo...

Me encanta... Porque está claro que él puede decir lo que se le ocurra, pero no le puede hacer pupa que le respondan... Échame una maño con la campaña por la excarcelación de los presos políticos en cuba, anda (orlandozapatatamayo.blogspost.com).
anac

J. Jiménez Gálvez dijo...

No se podía decir mejor.

UA-2404442-2