¿Y si resulta que la Brecha digital es doble?
Declaración de Granada y la Agenda Digital Europea

20 de abril de 2010


La brecha digital es un concepto que nació al calor del desarrollo de las nuevas tecnologías. De Internet. En una región como Andalucía fue un relámpago, un escalofrío en la espina dorsal de cualquier andaluz comprometido con su tierra.

Una sociedad como la andaluza que se perdió la revolución industrial y la revolución burguesa. Una sociedad desestructurada, agrícola y emigrante. Un pueblo que ha tenido que hacer un esfuerzo titánico para pasar del siglo XVIII al siglo XXI durante el último cuarto del siglo XX para no ser el culo del mundo (Segunda Modernización, Consejería de Innovación, Guadalinfo...) es una sociedad record.

La Declaración de Granada que marca los contenidos de la Agenda Digital de la Unión Europea y que fue aprobada ayer en la Alhambra sanciona ejes que estructurarán esta Sociedad de la Información embrionaria. Pero que es la que dejaremos a nuestros hijos.

Para empezar, buscar el cemento social que cubra la brecha digital. El ministro anfitrión, el español Migue Sebastián, anunciaba ayer en Granada que la Unión Europea se compromete a extender la banda ancha de forma universal y con una velocidad mínima de un mega para toda Europa en 2013. "Pero empezaremos a partir de 2011", dejó dicho ante los periodistas.

Preguntado por la velocidad, consideró que también se comprometen, pero no especifican, a buscar otro compromiso: que buena parte de esta Europa y de sus ciudadanos tenga para 2020 (dentro de diez años) una velocidad de acceso a internet treinta veces mayor. ¿Ciudadanos Premium?, se preguntan los críticos. ¿Volvemos la Europa de las dos velocidades?

Si nos fijamos en este detalle último, en la pasada de puntillas por la ‘tasa Google’ y la falta de definición del concepto ‘neutralidad de la red’ o la falta de propuestas contra la piratería y los derechos de autor más allá de su mención y el reconocimiento de la necesidad de crear un Mercado Único Digital Europeo "para liquidar la piratería y proteger los derechos de autor y mejorar la productividad europea", todo queda azul añil en vez de azul claro.
Los enlaces:
.-
La declaración de Granada no se moja sobre la ‘tasa Google’, en El País.
.-
Europa se toma con calmar unificar los derechos de autor en Internet, en El Mundo.

El anterior presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, ya prometió a partir del año pasado un mega para cada andaluz. Así que lo de ayer tampoco es para tanto.

El problema es la confusión. José Enrique Cabrero lo deja de forma manifiesta en su post de hoy en su blog en Ideal: ¿Por qué lo llaman ‘compartir’ cuando quieren decir ‘piratear’?, por José Enrique Cabrero.

Juan Varela, periodista que sabe de todo esto, publicaba ayer una previa y otra de conclusiones donde maneja conceptos -el de ‘neutralidad de la red’-, que no están en la calle y que se confunden en las ondas y pantallas, prensas y arrobas, con la polémica y ruidosa ‘ley Sinde’
Los enlaces:
.-Transparencia y competencia contra neutralidad de la red, por Juan Varela en Periodistas 21.
.-
Europa permite una internet más parcelada y más cara, por Juan Varela en Periodistas 21.

¿Estamos entonces ante una nueva brecha digital?

Puede ser. Y este es el debate que NO está en la calle. El ‘ruido Sinde’ está logrando quizá su objetivo. Si quieren verla en tiempo y espacio, se la muestro. Ayer, por ejemplo, estaba en Granada. Durante todo el día. Entre la colina del Albaicín y la colina de La Sabika, donde se asienta la Alhambra. En una de ellas, el Mirador de San Nicolás, unos jóvenes abrían una red gratis para crear y compartir contenidos. La situación, creo que es alegal. Era su protesta por el canon digital, la Ley Sinde y demás. Por eso justo enfrente, bajo los artesonados bellamente centenarios de la Alhambra, se reunían sus representantes políticos, ministros y europeos, para legislarles.
Enlace:
.-Usuarios de Internet se reúnen frente a la Alhambra para compartir archivos en red, en Ideal.

Ahí está la nueva brecha digital. La brecha digital 2.0.

Una sola pregunta.
¿Qué harán estos jóvenes universitarios tecnificados y tecnológicos, cultos y preparados, con criterio y estudios superiores, cuando lleguen a la madurez, sean padres de familia, empresarios o políticos europeos. Ministros?

Pues eso.

CRÉDITO
La foto es este menda sosteniendo la Declaración de Granada en la Alhambra.

UA-2404442-2