Vocento: Periódicos, periódicos y más periódicos

6 de octubre de 2011


Plan de formación en redacciones regionales de Vocento from angel ramirez on Vimeo.


Hace un año comenzó Vocentour. Es el nombre con que bautizamos los integrantes del comando nombrado para llevar a cabo el plan de formación de las redacciones de los diarios regionales de Vocento, dentro del proceso de integración de redacciones.


Fue titánico, atómico y tremebundo en horas de trabajo, búsqueda de soluciones, generación de ideas y transmisión de repuestas. También fue divertido gracias al esprit de corps que logramos entre el Nano, Beltxun, Mikel, Rodro, Benja, Falcón y el que os escribe. Siempre daré gracias y estaré orgulloso de tener la oportunidad de participar y de la compañía. Aprendí mucho de periodismo. Pero sobre todo aprendí mucho de mí mismo, gracias a todos ellos y gracias a los periodistas que me encontré y con quienes salí a la calle a buscar noticias y contarlas por todos los canales.


Fue épico. Recuerdo cenar completamente solo un viernes a medianoche en un una cafetería con toda la gama de verdes en las paredes en Gijón, en vísperas del nacimiento del Foro Asturias de Álvarez Cascos. Recuerdo un día de Todos los Santos en la estación de Chamartín, en una estación vacía, para pillar el AVE a Valladolid a las siete de la mañana. Aterrizar de noche en Bilbao y llover como ni siquiera recordaba (y mira que estudié Periodismo en Bilbao). Salir un viernes de la semana de trabajo en El Diario Vasco tan cansado que me quedé dormido en las faldas de mi madre. Un arroz negro en El Faro en Cádiz con un tipo fascinante que me llevó por esa ciudad mágica cuando todo había terminado porque no recuerdo que viéramos el mar de tanto curro. Que en Cádiz ya es decir. Una visita de madrugada a la catedral de Murcia, tan desconocida como mágica en una despedida de una ciudad que me supo a poco y que seguro que bien visitada sabe a más. Un paseo a las ocho de la mañana por Badajoz en el que al cruzar el río vi la espléndida silueta de una ciudad bella que se quita ella sola los complejos cuando se deja ver,mirar y disfrutar. Una gran desconocida muy mal adjetivada. La cara del Nano al llegar en invierno a Santander, que llovía y el mar crujía. Y él, mediterráneo perdido, se desesperaba. El paseo por Valladolid con el Beltxun, ciudad  que conoce y compara con su querida Pamplona, también a horas intempestivas, robándole una hora más al sueño para no irse de la ciudad castellana sin disfrutar, al menos, sesenta minutos del espíritu de la Seminci o de Delibes. Un recorrido por el centro de Málaga en vísperas de Navidades de la mano de Nacho y del llorado Manolo Becerra que cuando uno escribe esto se da cuenta de la futilidad de la vida.O una comida sencilla y caliente en Logroño en una fonda en la que la señora logró emocionarme con tan solo leer los platos del menú del día que terminó muchísimas horas después de haber terminado la jornada acodado en una barra con Jesús arreglando el Periodismo y faltaría más. No contaré ahora que sin el humor incombustible de Mikel nada de esto hubiera sido posible.


Pero, sobre todo, sobre todo, sobre todo, recuerdo un lunes de madrugada aquí, en Granada, con las ventanillas abiertas y el coche a toda velocidad, a unos veinte kilómetros por hora, remontando la calle Alhamar mientras en el loro sonaba Sweet Jane y la tropa, todos a una, bendito esprit de corps, se desgañitaba tarareando el himno de Lou Reed al viento de libertad, compromiso y trabajo bien hecho.







Somos periodistas, somos así, y hoy, aniversario muy particular del Vocentour, andamos celebrándolo como solo los periodistas sabemos hacerlo: echándolo de menos.  


No tenemos remedio.



Fueron meses de periódicos, periódicos y más periódicos. Periódicos en papel y periódicos en Internet. Fue maravilloso haberlo vivido.




Gracias, compays.


Os dejo unos ejemplos de contenidos creados durante Vocentour que me gustaron especialmente por razones personales.


En Las Provincias en Valencia: El día que volví a llorar.


En Hoy en Badajoz: Periodismo basura.


En El Correo en Bilbao: Un ejemplo de superación personal.


En La Rioja en Logroño: El mundo al revés


En Ideal en Granada: Periodismo y calabazas.


En El Norte de Castilla en Valladolid: Un Millán de recuerdos.


En La Verdad en Murcia: El vídeo como doble formato.


En El Diario Montañés en Santander: De cómo un vídeo termina en la portada del papel.


En El Diario Vasco en San Sebastián: Cuando uno es simplemente feliz en un periódico


En La Voz de Cádiz: Ser periodista, Cinco ejemplos y Piedra, papel y web


En Sur en Málaga: Los riesgos del puenting


En El Comercio en Gijón: Cobertura de Foro Asturias y Actualización
Mañana, Tarde y Noche  Like a Rolling Stone


UA-2404442-2