Los peligros de no estar en Facebook

16 de diciembre de 2011

Mafalda, Facebook, Manolito


Leo en International Herald Tribune del miércoles 14 de diciembre un interesante artículo sobre Facebook. Explica las razones por las que los veinteañeros abandonan esta red social porque les hace sentirse alienados. El artículo se titula ‘Twentysomethings who shun Facebook’ y está firmado por Jenna Wortham, que en Twitter es @jennydeluxe. (Aquí hay una foto de la página que he subido a Flickr).


Destaco dos ideas que llegan al final del artículo, que versan sobre los peligros no ya de estar en Facebook, algo real pero trillado y a todas luces muy mal enfocado de un tiempo a esta parte. Sino de los peligros que puede suponer no estar en Facebook.


Una curiosa vuelta de tuerca que se traduce en estas dos situaciones que refleja este estupendo artículo.


La primera es la que ilustra la viñeta tuneada de Mafalda. En el original los compañeros de Manolito se le quedan mirando en el patio del colegio porque se acaban de enterar de que no le gustan los Beatles. Puede pasar lo mismo cuando alguien se entere de que no estás en Facebook.


El artículo dice que la gente comienza a preguntarse, hablamos de la sociedad estadounidense y concretamente de testimonios recogidos en Nueva York: ‘¿Tendrá algo que ocultar?’. Traduzco: "La sociedad está adoptando nuevos comportamientos y tiene nuevas expectativas de la cercanía y ubicuidad que proporciona Facebook y otras redes sociales. La gente puede empezar a preguntarse que si no estás en las redes, por qué no lo estás. "¿Estás escondiendo algo"?. "Las normas están cambiando".


La segunda idea nace de una comparación. Si no estás en Facebook eres un friki. Un raro. Siguiendo con los ejemplos de Mafalda, es lo que le sucede cuando los compañeros del cole se enteran de que no tiene televisión: lo mismo que a Manolito cuando se enteran de que no le gustan los Beatles.


El párrafo que contiene la idea de los nuevos ‘rebeldes’ dice lo siguiente: "No tener cuenta en Facebook nos convierte en centro de las conversaciones de la gente, tal y como sucedía cuando tomabas antes la decisión de no comprar una tele".


Es curioso, la tendencia se invierte. El aislamiento puede venir de NO estar en redes sociales, en Facebook, que te miren como a un colgado que no tiene tele o que no se fíen de ti porque igual tienes algo que esconder. Y esto, en Estados Unidos, que no se han enterado de que en España existe Tuenti, como bien comenta Pepe Cervera.




UA-2404442-2