En defensa de la Prensa local
La muerte del Times-Picayune cuando pasaba por Guadalajara

28 de junio de 2012

Por su interés, reproducimos este reportaje publicado ayer en El País


Periodismo Local en El País


Los firmantes del artículo son dos estupendos profesionales y me declaro extrañado por este artículo tan complicadamente raruno, en el que la única conexión que encuentro es que el Times-Picayune pasa por Guadalajara.


Me parece muy buena la tesis de partida, que queda reflejada en el titular: "Y si cierran todos los periódicos de la ciudad?". Pero la consecución del reportaje viajando de la Luisiana a Guadalajara con parada en Cuenca, The New Yorker y el bueno de Warren Buffet me impide ver qué sucede, por ejemplo, cuando un gran diario local/regional como HOY de Extremadura se ha convertido durante años en la única voz disidente de toda una comunidad frente al poder mediático de la Junta de Extremadura y sus intereses.


Hay muchos más ejemplos, como el trabajo insuperable de los profesionales de El Correo y El Diario Vasco para convertir sus diarios en la casa común de los vascos y luchar alto y claro al mismo tiempo contra el terrorismo, sufriéndolo en sus propias carnes con sangre, lágrimas y balas


Me encanta la labor que hace el diario La Verdad, con ediciones en tres comunidades autónomas españolas diferentes, (Murcia, Edición Alicante en la Comunidad Valenciana y edición Albacete de la comunidad de Castilla La Mancha) con sus endiablados cambios de portadas, aperturas, paginación y publicidad.


Por si no lo saben, pero a mí me encanta y ahí he ido a trabajar con gente como Marcelino Gutiérrez, la última batalla romántica del Periodismo español se libra en Asturias, donde las redacciones de La Nueva España y de El Comercio de Gijón se canean como nunca antes había visto. Los unos por ser el periódcio de Asturias, los segundos porque son el periódico de la ciudad más grande, Gijón, más la mítica Voz de Avilés. 


Podría hablar con franqueza de El Norte de Castilla, que sigue alimentando la leyenda de sus grandes mitos como Delibes, Umbral o Leguineche con gente como Liliana Martínez Colodrón, Rodrigo Ucero o mi amigo Eloy de la Pisa, con su pasión repartida entre el Valladolid, Bob Dylan y esto de la prensa.


Podría hablar de El Heraldo de Aragón, donde gente como Mariano, veterano redactor de Local con 25 años en la espalda, o Cristina, responsable del diseño; o Elena y Yas, que con Esperanza abren nuevos caminos desde el viejo ADN impreso en los genes que nos forman como periodistas. Y Mikel, claro.


Se me quedan en el tintero de las noticias e historias donde la prensa cuelga su gloria cada mañana en los kioskos compañeros de tantas otras ciudades como Santander, Logroño, Valencia (Nanoooooooo!!!!), Cádiz, Málaga (Manolo, Juan, Ignacio, Nacho, Javier...) y por supuesto Granada, Jaén y Almería. 


Como hasta yo mismo puedo suponer, hay mil historias y batallas periodísticas que entre todos ganamos y perdimos pero, en su justa libranza, defendimos la Democracia y demostramos nuestro compromiso con los lectores y nuestra vocación de servicio público.


Hay más lugares y más periódicos. No trabajo en ellos, pero seguro que alguien puede contar su historia. Y de ella, la de la ciudad que vería la muerte de su periódico. 


Si me estás leyendo y quieres aprender Periodismo del de verdad, vete a cualquiera de estos diarios. Y cuéntalo.


#PeriodismoOmuerte



UA-2404442-2