Gonzo y Greñúo, el periodista Luis Cantero se despide

28 de octubre de 2012

Luis Cantero

Luis Cantero, el periodista gonzo español, era greñúo, justo de aquí abajo, donde escribo en estos momentos estas líneas. Del Realejo de Granada, de la vieja y orgullosa judería de los tiempos anteriores a los Reyes Católicos, de la que queda tan solo el nombre y la leyenda.

Luis Cantero nación en Alhendín, provincia de Granada, en casa de sus abuelos, porque así lo decidió la madre que lo parió. Luego vivió en el realejo en la calle Santa Escolástica en un edificio que hoy, cosas del destino, es de las Mercedarias.

Luis Cantero murió solo un 15 de octubre aquí en granada, en la casa familiar en la que vivía y subsistía gracias a una modesta pensión. El restaurante donde comía a diario fue quien dio la alarma al comprobar que llevaba tres días sin ir. Lo encontraron muerto en su domicilio. Y solo.

Hemos publicado en Ideal gracias al olfato de mi director una reseña, que es la que os muestro, basada en una estupenda entrevista de Javier Fuentenebro que se pubñicó en Ideal un lunes 4 de febrero de 1991 en aquella magnífica sección semanal llamada ‘La persona y el personaje’.

Luis Cantero triunfó en la época de la Transición, que también fue la del Destape en la revista Interviú con un género inventado por él que se denominó el Periodismo Provocación, uan suerte de revisión del Periodismo Gonzo de Hunter S. Thompson en donde el periodista era el centro de la historia y describía lo que le sucedía.

Pero mejor que lo explique la gente que lo conocía

.-Alfonso Rojo en Periodista Digital: ‘Luis Cantero, el periodista irreverente al que el Rey adoraba, ha muerto pobre y solo’:
"Hace muchos años, alla por 1983 y en Nueva York, nos dio a todos los correponsales españoles en la ciudad una lección magistral. Estábamos en el Spanish Institute, alineados para saludar al Rey Juan Carlos y Luis Cantero ocupaba la última plaza. Para facilitar las cosas al monarca, cuando llegaba a la altura de cada uno de nosotros, todos -sin excepción- decíamos el medio al que pertenecíamos. Y la cosa discurrió normal, hasta que Su Majestad tuvo justo enfrente a Luis. El, que era tan alto como el soberano y único en su especie, en lugar de citar el nombre de su publicación, estiró la mano, sonrió y con voz de barítono explicó: "Majestad, yo trabajo para el único medio de comunicación español que siempre dice siempre la verdad en sus páginas centrales". El Rey, que tiene mucha más correa de lo que muchos imaginan, lo miró festivo, guiñó un ojo y antes de soltar una contagiosa carcajada, exclamó: "¡Interviú!".

.-Ayer, sábado, El Mundo publicó una doble página firmada por Pilar Eyre.

.-‘Luis Cantero. Cuando éramos inocentes’, en Interviú:
"El pasado 15 de octubre falleció en su casa de Granada el periodista Luis Cantero. Para quienes no lo conozcan Cantero publicó sus reportajes y crónicas entre los años 1976 y 1999 en Interviú y terminó su carrera en la televisión privada. Luis Cantero fue el pionero de los reportajes “provocación”, un género periodístico que sólo Interviú cultivó con notable éxito en la España de la Transición y durante los primeros años de democracia real y que consistía en imaginar una historia inverosimil, recrearla y observar las reacciones de la gente. El archivo de Interviú contiene un centenar de reportajes con títulos tan singulares como “Así evadimos un millón” (Interviú 20), “Usted con mi mujer, yo con la suya” (Interviú 50), “Los que adoran las bragas” (Interviú 57), “Interviu va de putas” (extra de verano 1977), “El orgasmo telefónico” (Interviu 70), “Amaos los unos encima de los otros” (Interviú 80), “Mariquita por un día” (Interviu 108), “Fornica y vende cuadros” (Interviú 155) o “Robamos las ruedas a un coche” (Interviú 159). Cantero también fue autor de secciones como “La vuelta al mundo en 80 camas”, a finales de la década de los setenta y “Memorias indiscretas de un reportero” en su etapa final, donde contaba muchas de las anécdotas que hicieron de él uno de los mejores “plumillas” que pasaron por estas páginas".

UA-2404442-2