Prensa femenina

8 de junio de 2013



Radovan Karadzic era siempre el psiquiatra Karadzic en los titulares de la prensa. Este tipo es responsable de una acusación de Crímenes contra la Humanidad. Hace muchos años, en 1995, EL Defensor del Lector de El País se preguntó 


¿Por que recordar siempre que Karadzic es psiquiatra?



Aquí está el artículo y en él se incluye la explicación que da el querido Ramón Lobo

El Defensor del Lector ha interpelado también a uno de los redactores de la sección de Internacional, Ramón Lobo, que no sólo ha subrayado con frecuencia en sus crónicas que el líder radical sérbo-bosnio es psiquiatra, sino que considera muy importante recalcarlo porqué precisamente dicho líder está usando algunos de los instrumentos de, su profesión en la guerra de Bosnia.

Lobo, que ha ido cinco veces a Sarajevo como enviado especial de esté diario, justifica así su decisión de recordar cada vez la condición de psiquiatra de Karadzic: "El dato de la profesión del líder de los serbios de Bosnia-Herzegovina, Radovan Karadzic, la de psiquiatra, de cuya notoria repetición en las crónicas de EL PMS se queja el psiquiatra Luis González Sanz, no es producto de 'una mala experiencia' ni de las 'obsesiones' concretas de un redactor, como sugiere; es, muy al contrario, un dato cabal e informativo conforme al 
Libro de estilo. El psiquiatra Karadzic se sirve de sus conocimientos médicos para aplicar a la ciudad de Sarajevo un sitio militar en el que las armas para romper psicológicamente a la población son tan importantes como los morteros. Los francotiradores, los bombardeos por sorpresa contra la población, los cortes de agua, luz o gas han mantenido, durante tres años ya, a más de 300.000 personas en condiciones inhumanas. 
Numerosos colegas de Luis González advierten que esta guerra dejará,- secuelas mentales en más de un 20% de la población. La referencia a la profesión no es, en el caso de Karazdic, baladí. No así la otra profesión, la de 'notable poeta', en palabras de González. Sin negar los méritos literarios de Karadzic, hay que recordar que ninguna de sus cumbrespoéticas ha pasado, por ahora, del panegírico de la violencia y el odio. Y eso no da derecho a mención alguna".
De aquél lejano, tan lejano abril de 1995 a hoy han pasado casi dos décadas, y un dilema a mi juicio similar pero mal resuelto está llenando los foros periodísticos por los que transito.
MI amiga June Fernández, voraz periodista con una mirada y un punto de vista necesario, comparte en su Muro de Facebbok el siguiente texto, que reproduzco:
Ha muerto Ada. Suscribo lo que ha puesto Joana Garcia Grenzner en mi muro: "Ha muerto Ada, la mujer asesinada por un desgraciado al que los medios de comunicación han dedicado páginas y páginas - reseñando sus títulos, logros y manías, casi hasta hacerle un biopic- invisibilizando y revictimizando una vez más a todas mujeres que se convierten en diana de la violencia de los machistas y de la sociedad cómplice. 

Anoche June Fernández nos contaba que sus compañeras de locales de alterne estaban en huelga por la agresión contra Ada, y la comunidad marroquí de Bilbao se declaraba en contra la violencia de género. Las y los de abajo, rompiendo el silencio y los estereotipos con dignidad, una vez más. Mientras tanto, el gobierno nos deja clara su deriva misógina indultando kamikazes que juegan a atropellar gente y negándole el indulto a la mujer que prendió fuego al violador de su hija en 2005 cuando al salir de la cárcel se presentó en el bar de su barrio preguntándole con sorna cómo estaba su hija. Maria del Carmen tendrá que volver a la cárcel Si los agresores quedan impunes simbólica o judicialmente, si pueden pasearse tan tranquilos intimidando a las mujeres a las que han intentado destruir, si se indulta a estafadores, agresores, defraudadores y corruptos, ¿cómo pretende la sociedad que nos defendamos? 

Por Ada, por todas las que han muerto, pero sobre todo por todas las que han sobrevivido a la violencia, que son muchísimas, no miremos hacia otro lado. No estamos todas, faltan las muertas y vamos a honrar su memoria! ¡Fuera la violencia machista (en todas sus formas) de nuestras vidas!"

Pero June, a quien conozco, no podía quedarse solo aquí, y ha analizado el tratamiento informativo que se ah realizado sobre esta noticia, del que creo que debe surgir un debate de los que realmente mejoran la profesión ergo la sociedad:

A cuenta del tratamiento sensacionalista de algunos medios ante los asesinatos de Ada y Jenny, he escuchado a algunas personas criticar la labor de los medios de comunicación de masas. Si bien es cierto que lo de las televisiones estatales como Antena 3 y Telecinco ha sido un circo, y que grandes cabeceras como El Correo han vuelto a utilizar un tono de sucesos y a centrarse más en lo pintoresco que en los problemas de fondo (violencia de género, desprotección de las mujeres que ejercen la prostitución, etc.) me parece injusto y contraproducente que se generalice, porque la ciudadanía dejará de creer en la labor del periodismo. Creo qu e más que la crítica general, se trata de reconocer y apoyar a quienes hacen las cosas de otra manera dentro de los medios generalistas. Porque nos podemos ir a radios libres y periódicos alternativos, pero nunca lograremos llegar a mucha más gente que la ya sensibilizada. Yo destacaría, entre otros, a los siguientes medios:

- Berria que, una vez más, ha sobresalido combinando noticias sobrias, sin recrearse en artes marciales ni en la sangre, con análisis de gente como Maite Asensio, Idurre Eskisabel e Iñaki Petxarroman, en la que han hablado por ejemplo de la desprotección de las prostitutas, pero apuntando a donde se tiene que apuntar (bajo mi humilde opinión): a las Ordenanzas del Espacio Público, que las obliga a trabajar a escondidas en zonas poco seguras; a la Ley de Extranjería, que implica para las que no tienen papeles miedo a denunciar; a la sociedad, que las estigmatiza. Y son temas que Berria no saca ahora porque hay unos asesinatos mediáticos, sino que denuncia habitualmente.

- Bizkaia Irratia, porque me consta que también hizo una cobertura responsable, preguntándose qué datos sobre la mujer es importante dar y cómo para hacerlo para no alimentar prejuicios, incluyendo entrevistas con personas expertas en violencia y discriminación, etc. Alfre Elgezabal fue uno de los participantes en el desayuno informativo que organizó Mugarik Gabe Tribunal Derechos el pasado martes, en el que yo apunté algunas claves para un tratamiento informativo responsable ante la violencia machista.

- Eldiario.es, porque no quisieron reaccionar de forma precipitada, me encargaron una crónica confiando en mi enfoque, que centré en criticar la hipocresía del Ayuntamiento de Bilbao, que promete proteger a las mujeres que ejercen la prostitución, a la vez que mantiene la Ordenanza que las multa.

No son los únicos medios (y periodistas que hacen bien las cosas) que creo que hay que reconocer, pero son con los que he compartido la semana. Admiro a periodistas como Emilia Arias, que se han volcado en hacer una buena cobertura huyendo del sensacionalismo que a menudo reclaman las televisiones. Y también he mantenido por Twitter debates enriquecedores con periodistas como Javier Vizcaíno o Miguel Angel Garrosa.

Hemos estado debatiendo sobre este tema durante la semana y anoche le dedicamos una generosa proción de nuestro tiempo. En mi caso, apliqué lo que aprendí de Ramón Lobo en 1995 con su respuesta sobre el doctor Karadzic. 

Creo que en el crimen de esta mujer hay que resaltar su profesión de prostituta por el hecho de que no es lo mismo que maten a una doctora o a una camarera o, un poner, a una periodista, que a una prostituta. ¿Por qué? Porque ser prostituta tiene riesgos, porque apenas hay protección si es que la hay. Por el toque lumpen con sus consecuencias, por la desgracia interna que puede encerrar. Y si es así, que lo es, me da a mí que hay que responder en la noticia, en la crónica, en la historia, a estos intríngulis, lejos, muy lejos, del coño, las medias, el estupor, la erección, la sordidez, el morbo inútil de matar a una puta. 

Claro, que luego uno va a pillar el tren a la estación de Atocha de Madrid, donde dicho sea de paso todo son AVEs menos el que te lleva a Granada y va a comprar el periódico y se encuentra con que hay una más que interesante sección titulada 'Prensa femenina', como queda reflejado en la fotografía que encabeza este largo post.

Contento, al instante me imagino que me podré encontrar reflexiones, temas y revistas con perspectivas inteligentes y cargadas de futuro.

Y una mierda. 


UA-2404442-2