Periodismo en color o en blanco y negro

8 de mayo de 2015



La cara y la cruz del Albaicín es un reportaje a doble página publicado esta semana en el diario IDEAL de Granada.

La idea es reflejar que en el barrio declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y único en Europa, hay labores de rehabilitación y de restauración que se están realizando correctamente pero, sin embargo, otras dejan al patrimonio cultural, histórico y artístico con cientos de años a sus espaldas en estado de deterioro completo. En manos del salvaje urbanismo, de la falta de limpieza, del vandalismo y convierten al barrio en un lugar donde más que disfrutar la vida se sobrevivie, víctima del abandono de la población y con problemas que los diversos equipos de gobierno municipales no han dado solución desde hace al menos tres décadas.

Pero, hay cosas que se hacen bien, Es la cara del Albaicín.
Pero, hay cosas que se hacen rematadamente mal. Es la cruz del Albaicín.

A la hora de plantearlo, el diseño estaba claro: Una página para lo que está bien hecho. La otra para lo que está mal. Buenas fotografías que a ser posible fueran iguales. Es decir, una iglesia bien reconstruida y otra que está abandonada para vergüenza de todos. Un elemento singular árabe como puede ser el palacio de Dar al Horra cuya rehabilitaciuón es paradigma´tica frente al abandono del maristán, único en su espcie en Europa entera. Y así, sucesivamente.

El trabajo de documentación gráfica fue complicado, pero es parte del encanto. Los testimonios son más fáciles de recoger, pero luego había que sueparar el polvo de la paja para poder establecer dos estadillos con lo bien hecho y lo que está mal hecho. Y buscar las causas y explicar por qué. Un trabajo concienzudo.

La idea que planeaba sobre todo el reportaje era, además, buscar la manera desde el periódico IDEAL de superar el debate sobre el estado y el futuro del Albaicín, que actualmente es tóxico y no conduce a ningún sitio. Prueba de ello es que en las pasadas elecciones autonómicas la victoria en el distrito fue por mayoría para Podemos. Veamos qué sucede ahora en las próximas municipales Esta cuestión no es baladí, porque ya la asociación de vecinos del Albaicín cambió de manos para qu eun grupo de activistas vecinales cambiara la voz de esta asociación vecinal y fuera reivindicativa con todas las decisiones del equipo de gobierno municipal.

Por último, el diseñador del diario IDEAL José Santos, propuso que jugáramos con el color y con el blanco y negro para que el diseño fuera más efectivo. La idea me pareció que rozaba la genialidad: La cara del Albaicín, la página par, iría en color. La cruz, lo que está mal hecho, en un sombrío blanco y negro. Al final, cuestiones de edición y de rotativa, el reportaje se publicó con ambas págians en blanco y negro. Pero gracias al blog y a la generación de pdfs junto a una gota de photoshop hemos podido recrear la idea de José Santos, y queda, como siempre, genial.

Ya me decís qué os parece.
Ahora, os dejo con el reportaje

------

‘La cara y la cruz del Albaicín’ (Link en Ideal.es aquí)

El barrio en el permanente centro de la polémica tiene ejemplos buenos y malos de supervivencia | El acuerdo entre instituciones permite avanzar en el desarrolloy conservación de la zona, mientras que el duro enconamiento no hace sino deteriorarla

--
El alcalde pide dos euros de cada entrada de la Alhambra para tener el Albaicín espercojao. Esta reivindicación supone el enésimo y aburrido enfrentamiento entre el Ayuntamiento de Granada y la Junta de Andalucía donde, lejos de debates electoralistas, queda patente que el barrio patrimonio de la Humanidad tiene como toda moneda su cara y su cruz, sus buenas acciones y sus polémicas estériles, los ejemplos de iniciativa y de restauración y bizantinas discusiones que mantienen el barrio en una duermevela desasosegante. 

Si hay algo que mantiene en vilo al Albaicín es la incapacidad de las administraciones en consensuar el Plan Albaicín, la viga sobre la que construir la recuperación de este barrio este siglo XXI. Una cruz que impide captar dinero en forma de subvenciones y que convierte en un océano perdido cualquier plan integral urbanístico, que es lo que necesita y la principal reivindicación de los vecinos. 

La consecuencia es que Sacromonte y Albaicín se encuentran sacrificados por una serie de problemas acumulados que han llegado a ser enumerados y denunciados por la propia Unesco, organismo de Naciones Unidas responsable de declarar el barrio Patrimonio de la Humanidad. 



En estas tablas de la ley de los pecados del Albaicín y el Sacromonte entran desde el cableado aéreo que afea y merma la seguridad hasta el vandalismo, los grafitis en el propio patrimonio que lo deterioran y dañan; la limpieza, la inseguridad ciudadana o la propia ubicación de los servicios sociales, que fueron trasladados desde Aliatar a El Gallo y nunca llegaron a la carretera de Murcia. 

Son polémicas diarias las que afectan al transporte público, criticado de forma acerada por todas las asociaciones de vecinos, la movilidad, la peatonalización y la instalación de cámaras para regular el tráfico, que los vecinos traducen por multar a los turistas. La peatonalización del Paseo de los Tristes y la Carrera del Darro es un grano difícil de curar. Al igual que las cuevas del Cerro de San Miguel y sus inquilinos, que tras diversas intentonas, el Ayuntamiento no ha solucionado ni de lejos.

Muchos granadinos lloran también el lamentable estado de iglesias que son marca y renombre de la ciudad, desde San Andrés en la calle Elvira hasta San José o, «completamente increíble», corrobora el propio concejal de Cultura del Ayuntamiento, Juan García Montero, «el caso de la iglesia de San Nicolás, en el mirador más bello del mundo». 



Las murallas son otro punto infranqueable. Ni la muralla Zirí ni la muralla Alberzana reciben los cuidados que sus ancianas piedras necesitan. El plan para el paseo en la muralla Zirí fue enterrado y se quedó en un mero atisbo de la gran intervención planeada por el desacuerdo de la Junta con la propia Junta, por increíble que parezca; y en la muralla Alberzana, simplemente se acabó el dinero y toda una vertiente se quedó sin remozar para desgracia de los vecinos.

Queda el incomprensible cierre del Museo Arqueológico, que prácticamente protagoniza una protesta cada fin de semana y el deterioro evidente de numerosos edificios y monumentos, donde la desidia campea por sus respetos en los casos indignos del Carmen del Negro y del Maristán. 



MOTIVO DE ORGULLO
 
No todo se hace mal. Cuando hay consenso y se trabaja codo con codo Granada sale ganando. Motivo de orgullo es la Casa de Zafra o el palacio de Dar al Horra, con inversiones millonarias de Ayuntamiento y Junta de Andalucía. Igual camino, pero eternizado, sigue la Cuesta de los Chinos desde los Tristes a la Alhambra, que piedra a piedra construye su recorrido. La Casa Cuna, un inmueble completamente deteriorado en la calle Elvira que albergaba incluso a ocho familias, ha sido completamente rehabilitado, como otros más en la misma circunstancia.

El edil García Montero destaca también «el estado de La Chumbera y del Rey Chico, con inversiones y programas al alimón entre Ayuntamiento y Junta», ejemplo de gestión exitosa en ambos casos. Buenos ejemplos asimismo de buenas prácticas son la Casa Ágreda o el Museo de los Olvidados y el Aljibe del Rey de la Fundación del Agua de Emasagra. En cuanto a iglesias, la Junta ha arreglado una de las más antiguas de la ciudad, que es San Juan de los Reyes, y también destaca el arreglo de San Miguel bajo, y de San Pedro, vía subvenciones, hermandades y feligreses.


Las señalizaciones turísticas colocadas por la Junta, la adecuación de la Casa de las Chirimías y la puesta a punto del Bañuelo concuerdan con esta forma de hacer bien las cosas, como también ocurre con la Mezquita Mayor del Albaicín o la nueva planta hotelera llena de habitaciones románticas.
Sin embargo, tiene que haber lugar para la crítica. 

El concejal socialista Miguel Ángel Fernández Madrid describe que «lo peor es que todavía no contemos con el Plan Albaicín ni con un plan director. Aunque luego para qué lo quieres si cuando se hacen las acciones del plan director, tal y como ha ocurrido en la Alhambra, se cruza el interés electoralista del Partido Popular. La falta del Plan Albaicín afecta también al Sacromonte, que hoy tiene un grave problema de protección, ya que se rige por los mismos parámetros urbanísticos que cualquier otro barrio que no es histórico», concluye. 



LA CARA DEL ALBAICÍN                             LA CRUZ DEL ALBAICÍN
1-Casa Zafra                                                       1-Maristán
2-Palacio Dar al Horra                                        2-Carmen del Negro
3-Cuesta de los Chinos                                       3-Museo Arqueológico
4-Casa Cuna                                                        4-Muralla Zirí
5-La Chumbera                                                   5-Muralla Alberzana
6-Rey Chico                                                        6-Cuevas de San Miguel
7-Casa Ágreda                                                     7-Iglesia de San José
8-Aljibe del Rey (Emasagra)                               8-Iglesia de San Nicolás
9-Museo de Los Olvidados (Santa Inés)              9-Iglesia de San Andrés (en calle Elvira)
10-Iglesia de San Pedro (los Tristes)                   10-Peatonalización Paseo de los Tristes
11-Reforma de San Miguel Bajo                         11-Transporte público y Movilidad
12-San Juan de los Reyes                                    12-Ubicación de los Servicios Sociales
13-Empedrado callejón de las Tomasas              13-Seguridad y delincuencia
14-El Bañuelo                                                      14-Limpieza insuficiente
15-Casa de las Chirimías                                     15-Grafitis en el patrimonio
16-Sendero de San Miguel                                   16-Pilonas y cámaras
17-Señalización                                                    17-Edificios en ruina
18-Plan de Miradores                                           18-Cableado por todo el barrio
19-La Mezquita Mayor                                         19-Vandalismo
20-La nueva planta hotelera                                  20-Plan Albaicín


UA-2404442-2