Batman se muda a Donosti:
Nace en San Sebastián el Centro de Investigación del Cómic Luis Gasca

2 de agosto de 2008



Un día escribí: "Cuando estoy feliz compro cómics y me los leo. Cuando estoy triste compro cómics y me los leo. Cuando estoy descansado compro cómics y me los leo. Cuando estoy agotado compro cómics y me los leo. Ahora que me voy haciendo mayor compro cómics y me los leo. Todo empezó gracias a mi madre. Nuestro vecino del sexto era Luis Gasca y fundó la editorial Burulan. El Príncipe Valiente, El Hombre Enmascarado, Rip Kyrby, Drago, Flash Gordon se colaron en la biblioteca de mi habitación de la mano de mi madre. Y ahí siguen. Luego, en la desaparecida Librería Ibérica de la calle Garibay de San Sebastián, descubrí un tebeo de la Editorial Vértice. Eran los números 10 y 11 de la Patrulla X. Luego la Librería Ereña, en la plaza del Buen Pastor... donde los vendían a 15 pesetas. y luego la Librería Xiomara, donde me convertí en un adicto a los sueños editoriales de Toutain. Y La coleccion entera de Totem, 1984, Comix Internacional, Creepy o la de El Víbora... me hice un poco mayor y de la mano otra vez del Berenguer seguí con El Víbora y el Makoki; mi guía espiritual en COU (ahora mi mujer dice que es Homer Simpson). Y así hasta hoy".

Bueno, pues este texto es parte de un meme que a través de sus hijos llegó hasta Luis Gasca. Rápidamente, llamó a mi madre para invitarnos a los dos a conocer su último proyecto, el Centro de Investigación del Cómic Luis Gasca de San Sebastián.

Dicho y hecho.

Aproveché mis vacaciones de julio y ahí me presenté, armado hasta los dientes de cacharrería electrónica presto a grabar el acontecimiento.

¿En qué consiste?

Luis Gasca acumula ya setentaypico tacos.

En Barcelona, donde ha residido hasta ahora, acumuló sienes y sienes de tebeos, papeles y docs sobre su pasión: el cine, el cómic, la ciencia ficción.

Los guardaba en un pisito de cuatrocientos metros cuadrados y en una nave-almacén alquilada.

La fundación Paul Getty puso la oreja y certificó que con tamaño material ocho investigadores podían trabajar a la vez.

Al final, sabiamente con vuelta al ruedo y olé, la Diputación de Guipúzcoa ha sido quien logra que todo venga a Donostia-San Sebastián.

La mudanza de Barcelona a Donosti se hace en trece camiones-trailers repletos de tebeos. El doble de lo que mis queridos Stones necesitan para uno de sus megaconciertos.

Ahí viajan, por ejemplo, 8.500 muñecos de Mickey Mouse, la primera, mejor y más completa colección de la materia de todo el mundo, que supera por ejemplo a la de George Lucas y Steven Spielberg quienes, envidiosillos ellos, siempre le dicen a Luis Gasca que "tiene más".

Es solo un detalle trivial, pero significativo del valor de estos fondos documentales.

¿Cómo funciona?

El local es céntrico, en la peatonal calle Reyes Católicos de Donostia-San Sebastián y está perfectamente equipado con las últimas tecnologías.

Y combina éstas con tremebundos muros de piedra lo que le confiere un aspecto encantador. Nótese que he dicho en-can-ta-dor, mágico.

El garito de Luis Gasca está además entre otros dos centros de cultura, esta vez gastronómica, donostiarra: los bares El Vallés y El Rincón, lo que además de ser una casualidad es muy de agradecer, porque la investigación y la lectura puede combinarse con este otro gran valor donostiarra.

Así que el Centro Luis Gasca pondrá también una terraza en la calle peatonal para que el repetable pueda leer las novedades del mes y ver pelis en una pantalla gigante de plasma.

También, en una parte del Centro Luis Gasca, junto a la entrada, se podra disfrutar con la exposición del mes, dedicada a un autor o a un personaje.

Por último, los investigadores contarán con una espectacular sala de trabajo rodeados de probablemente la mayor colección de muñequitos de merchandising -y perdón por el palabro- de la historia, en un espacio diáfano, atractivo que invita a soñar.

---------------------

Al terminar la visita, le pedía Luis Gasca que me dedicara el libro que me abrió la puerta a esta galaxia de sueños y cultura, como no se ve en el vídeo, transcribo lo que me ha escrito: "Para Javier Fernández Barrera uno de mis primeros (y escasos) fans".

Y como Luis Gasca dice que con sus setentaypico años se encuentra fenomenal, que este Centro de Investigación del Cómic es la guinda del pastel de su vida, y que se lo está pasando mejor que nunca, pues anuncia que no piensa morirse nunca.

Así que como yo soy así, le recuerdo lo que cuenta el genial Groucho Marx en su autobiografía titulada "Groucho y yo", cuando en la última línea del último capitulo escribe que una mujer le dice al toparse con él en Central Park y reconocerle: "Señor Groucho, no se muera nunca usted".

Pues eso.

Y como Luis Gasca sabe muy bien inglés, yo como un buen DJ le dedico esta canción:



--------------------------

A partir de octubre, si no hay retrasos, lo encontraréis en la calle Reyes Católicos, tras la Catedral del Buen Pastor.


Ver mapa más grande

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Todos odiamos algo... Compártelo aquí:

www.comoteodio.blogspot.es

Dionisio Platel dijo...

¡Menudo notición, Javier!!!
A ver si cuando se inaugure este explendido Centro amplias la información.
Muchas gracias por notificarme la noticia y por ayudarme a encontrar la página web perdida de Gasca.
Saludos.
Dionisio
13 camiones de tebeos!!! Solo de pensarlo me mareo. Y conociendo los gustos de Luis...

Javier F. Barrera dijo...

No es cuestión de gustos, es que he estado y te aseguro que más allá de gustos LO TIENE TODO!!! ABsolutamente todo!!!

KK dijo...

Está muy bien eso de los tebeos, pero no paro de darle vueltas a lo de los camiones. La mitad de trece es seis y medio. Los rolling, ¿que llevan? ¿un camión medio vacío o seis camiones y una furonetilla?
Y hablando de los mickys, conozco yo a uno que se ha recorrido media Europa con un trailer lleno de "spidermen"...
Saludos

El Duende de Sierra Negra dijo...

¡¡¡¡¡Diossss!!!!!

Yo creía que tenía muchos y tiene ¡¡¡¡trece veces mas que yo!!!!.

¡Qué envidia me da... y mi mas profunda admiración!

UA-2404442-2