José Enrique Cabrero, premio José Antonio Vidal-Quadras de La Buena Prensa

14 de abril de 2021


Naufrajeo se ponía siempre la mano como visera.

Nos parecía divertido, en esa Redacción que ya no exite donde los nuevos hacían un poco el gilipollas cuando realmente lo que hacían es Periodismo. Naufrajeo era su usuario en Twitter que, con el tiempo, cambió a JeCabrero.


Eran tiempos realmente convulsos, en los que unos se iban y otros llegaban Y aunque parecía que todo estaba escrito, realmente, estaba todo por escribir. Es lo que tiene el Periodismo, que o lo vives o estás muerto.


Naufrajeo llegó escribiendo de póker y lo sacamos en portada. Era un estilo distinto, agresivo, poco convencional, directo. Buscando las entrañas de la historia para llevarlas cocinadas al lector. Bien escritas. Muy bien fotografiadas. 


Pasó el tiempo y pasaron millones de historias hasta que un buen día le dijeron a mi querido Naufrajeo, "deja las máquinas y cuenta lo que ves, lo que sientes, lo que te inspira, lo que quieres compartir". 


Diría, tras casi 35 años de Periodismo, que no hay mayor reto en el oficio.


Naufrajeo cambió entonces la piel, el estilo, la dirección y la náusea. Hizo exactamente lo que hay que hacer. Apretar el culo y empezar a contar historias. Entonces nació nuestro Jose Enrique.


Nunca antes Granada  había sabido de todo el talento que atesoraban esos grupúsculos que no salen ni en el Hola ni en Antena 3, un poner. Esa gente que con talento inmenso hace que Granada sea la potencia cultural que es. En ese lado de la innovación y la creatividad que hace al mismo tiempo que Granada sea Superman y Batman al mismo tiempo, porque algo hay siempre que José Enrique, ya no Naufrajeo, está contando.


Es lo que tiene el trabajo de veras, contar historias, hacer que en Periodismo lo que lleva el sello local no tenga trampa ni compromiso alguno, léase libertad. Es lo que ha hecho este tipo encantador que le llevé, en medio de la pandemia, hace un año, una mascarilla, cuando entonces era un bien tan preciado como una piedra filosofal. El hideputa, con los meses, me devolvió el favor que no era y me regaló un pedazo de cómic de David Bowie. No lloré de la emoción porque soy mayor y llevo tantos años haciéndome el duro. Pero mis lágrimas fueron sinceras. Lo agradecí infinito. 


Luego ha venido lo del premio. ¿Para qué sirven los premios?


Realmente, para nada. Yo lo sé

Mentira.

En este caso proverbial sirven para algo único. 

Reconocen algo majestuoso. Algo inusual. Algo que está dentro de lo que se llama talento. Lo que es nuestra exacta función.


Y, ahora, hablaré de mí.


La Buena Prensa reconoció nuestro trabajo en IDEAL en una cobertura de Talking About Twitter, fuimos finalistas. Y en la siguiente edición ganamos el premio al mejor reportaje.


Así que sé como se siente mi compay José Enrique. 


Los premios de Migue Angel Jimeno son los premios del trabajo diario, los de la excelencia, los que están fuera de los focos del foro madrileño, los que reconocen el Periodismo, el trabajo diario, el trabajo bien hecho.


José Enrique Cabrero ha ganado el premio José Antonio Vidal-Cuadras de La Buena Prensa por una convicción, por contarla, por escribir bien, por recuperar historias perdidas. Podría seguir diciendo cosas bonitas, pero todas se perderían en el momento en que dedicas tu corazón a contar esa historia que sabes que merece una portada.


Aquí tengo que decir que, gracias a Dios tenemos unas jefas que saben reconocer el talento de una buena historia mejora narrada.


Y, de repente, te llega esto de La Buena Prensa. 


Y sé lo que pasa. 


Primero, flipas. Palabra muy poco periodística.


Luego, te vienes arriba


Luego más, te llegan todo tipo de felicitaciones


Entre medias, te abrazas gozoso a tu chica, a tus críos que algo han tenido que ver, y mucho, en todo esto.


Luego, queda un momento sereno, en el que algo te dice que eres periodista.


Pero yo, que es al final lo único que quiero contar en esta historia preciosa, me quedo con lo que me imagino.


Mi Jose Enrique mirando al Cielo, viendo a su querido padre, y diciendo: Gracias.


Va por ti


(*) Sobre José Antonio Vidal-Quadras (**) Sobre La Buena Prensa y Miguel Ángel Jimeno (***) Lee las historias de José Enrique Cabrero en IDEAL





 

El Derby de la Copa entre el Athletic de Bilbao y la Real Sociedad entra en la Historia del Periodismo

31 de marzo de 2021

Este sábado día 3 de abril de 2021 se juega, por fin, la final de la Copa de Fútbol, que se tuvo que aplazar el año pasado por la pandemia. Se quería esperar para poder jugarla con público en las gradas, pero la insistencia de la maldita covid no lo ha permitido. El estadio de la Cartuja, en Sevilla, será testigo de una final que es un derby entre dos de los equipos con más personalidad del fútbol europeo y, con permiso, de todo el planeta.

Sé lo que digo. Soy donostiarra de la Real Sociedad y estudié carrera y máster en Bilbao, donde hice prácticas, precisamente, en El Correo, uno de los mejores periódicos del mundo. Puedo decir, sin que me tiemble la voz, exactamente lo mismo de El Diario Vasco. También pude hacer prácticas en este periódico guipuzcoano, donde me enseñaron a escribir. Además, en sus páginas, mi Aita me enseñó a leer.

Un Derby entre el Athletic y la Real o entre la Real y el Athletic, en Bilbao o en San Sebastián es, probablemente, la mayor fiesta del fútbol del mundo entero. No sé si en Glasgow me perdonarán mis palabras. Sé que tengo que vivirlo, ya que un Rangers-Celtic es el derby más antiguo del mundo. Pero el que vivimos los leones y los txuri urdin es único. 

Nadie nos gana a rivalidad, a chistes malos, a escarnios diversos y a todas las mofas del mundo. Pero solo somos eso, y nada más que exactamente eso; rivales. Recuerdo que con un gol de Bakero eliminamos en San Mamés al Athletic para presentarnos en la final de la Copa de Zaragoza. Estábamos detrás de la portería en la Catedral con nuestras bufandas rodeados de Herri Norte por todas partes. Todo fue piques y comentarios, cigarritos y farias, kalimotxo y descojone. 

Cuando al final, les eliminamos, todos nos daban la mano con fuerza y nos decían "Ahora, tenéis que ganar la Copa". Salimos hacia Pozas, la mítica zona de potes junto a la Catedral y seguimos de copas por el Casco Viejo hasta pillar el primer tren de vuelta a Getxo a las seis de la mañana, trompas perdidos, felices, cansados y con nuestras bufandas txuri urdin. No es que desde que saliéramos de San Mamés no nos dejarán pagar ni un puto zurito, es que nos invitaron hasta el tren. Son así. Somos así.

Recuerdo por ejemplo cuando a Cris la llevé a ver el derby en Donosti. Ella, que estudió en la Universidad de Sevilla, recordaba los encuentros entre el Betis y el Sevilla y se mostraba un poco atemorizada. Lógico. Cuando el Betis y el Sevilla se enfrentan la mágica ciudad -aires de Roma andaluza en su dibujada cabeza, que escribió Lorca de Sevilla para el torero-, la Policía Nacional establece un dispositivo de seguridad tal que divide la ciudad en dos para que sendas aficiones no se encuentren juntas ni un solo segundo, por la que se puede liar, que se lía.

Aquí, y digo aquí aunque ahora mismo esté escribiendo desde Granada. Decía que aquí, en el caso de Donosti, las dos aficiones se citan en Loviejo sin citarse. Sin guasaps ni mierdas. Todos los bilbainos saben que antes del partido hay que ir a la Parte Vieja de potes, a repetir que en la Bahía de la Concha hay que construir un aparcamiento y a decir a tododiós que el marco incomparable del Arriaga es mucho más bello que el de la Concha.

Superentonces se superllena Loviejo de superbilbainos, esos lindos superleones que todo lo hacen supergrande. Al champán le llaman Agua de Bilbao y, claro, nunca pagan porque en Donosti el agua es gratis. Cuando van al muelle se ponen a hablar de su Superpuerto, que no es más que técnicamente el Abra Exterior, con sus espigones rotundos. Cuando piden los vinos y las kañas ponen voz de tenor para impresionar y para decir cómo han llegado cuentan que han venido por la Supersur, que no es más que un vial que lleva de Bilbao a Muskiz para luego cruzar la muga y veranear en Castro (de Castro Urdiales, Santander). 

Por supuestísimo, los jugadores del Athlétic son los leones y su estadio, San Mamés, la Catedral del Fútbol, que escriben con mayúscula mientras que la catedral de Santiago, en el Casco Viejo de Bilbao, la escriben con minúscula. No podría ser de otra manera. Dios es muy importante en Bizkaia, que tuvo que copiar a Gipuzkoa su Santo Patrón, San Ignacio de Loiola. Pero el Athletic es que es la rehostia. Con perdón.

Tras la cita en Loviejo, las dos aficiones se unen, unos rojiblancos, nosotros txuri urdin, y vamos juntas hasta el estadio. A Anoeta. Recorremos toda la ciudad, menos mal que es prácticamente en línea recta, y vamos todos cantando y tocándonos los kojones. Cris, cuando vio a la masa rojiblanquiazul junta, animando cada una a su equipo, quedó boquiabierta. Todos juntos, abrazándose, con chanzas, chistes y apuestas, no podía creer lo que veía. El ambiente, eléctrico, vibrante, único.

No teníamos entradas, así que nos apalankamos en el Txamarta, un bar de toda la vida junto a Anoeta. Estaba lleno de aficionados del Athletic y de la Real. Ella seguía con la mosca detrás de la oreja. Yo me puse con uno del Athletic y su kuadrilla. Metió la Real, y saqué una ronda para todo ellos. Eran unos ocho o así. Cris me dijo, ¿pero les invitas? Claro, les hemos metido un gol, estarán tristes, le expliqué. Metió rápido el Athetic. Fue su turno Quisieron invitar. No les dejamos. Fue solo entonces cuando casi llegamos a las manos. Por pagar. Por convidar. Por invitar. Por aquella noche de la semifinal.

Este sábado en Sevilla, territorio neutral, todos acogidos a sagrado, se celebra este partido, que pasará a la historia por cientos de razones y que quiero que gane la Real. Tengo en mente un titular: 'Del gol de Zamora en el Molinón al gol de Oyarzabal en Cartuja". El texto, te lo puedes ir imaginando. 

LAS PORTADAS DE LA FINAL DE LA COPA DEL DEBY

Pero no será lo único que pasará a la historia. El Periodismo que están desplegando El Correo en Bizkaia y El Diario Vasco en Gipuzkoa para cubrir los días previos a la gran final es impresionante. De una calidad que lejos de sorprenderte, es grata, cómoda, cercana, ilusionante, brillante. Todo los días quiero ver la portada de El Diario Vasco y compararla con la de El Correo.

Los guipuzcoanos han optado por poderosas fotografías personales de los aficionados txuri urdin. El poderoso azul de nuestro mar. Los vizcainos han elegido unas bellísimas ilustraciones en blanco y negro donde el color rojo de las banderas, guirnaldas y bufandas llena las portadas. Empezaron el fin de semana, con una banda horizontal bajo la mancheta. Pero, día tras día, va creciendo.

Hoy, que ya es miércoles, ocupa prácticamente más de la mitad de sendas portadas de la edición de hoy. Tengo ganas de verlas mañana, y de verlas el sábado, el día de a gran final. Pero, sobre todo, tengo ganas de leer en la portada de El Diario Vasco que la Real ha ganado la Copa al Athletic de Bilbao.

(*) Este artículo está dedicado a Jose, con quien vi muchos derbys y partidos en San Mames y en Atocha. Jose, más del Athletic que donde los hacen; y yo, con sangre txuri urdin en las venas, nunca discutimos, y guardo como un tesoro su camiseta del Athletic de Bilbao que me regaló por el Centenario de su club
.












(AMPLIAREMOS CON EL RESTO DE LAS PORTADAS)














Cols: Un cómic de Rock & Roll, Madrid, absenta y chicas como tú

7 de marzo de 2021


Clara y Olivia, dos hermanas que se apellidan Cábez y que he conocido en el Campo del Príncipe del Realejo de Granada, han superado a mi amigo Hasier Etxeberria, y esto no es fácil. Clara, tuvo la idea original y ha ilustrado un cómic que con el título 'Cols', narra los guiones de su hermana Olivia.

 

Cols es joven y madrileña, tiene dos amigas, Nico y Margo. Las tres forman un grupo punkarrón que se llama 'Gookie'. A partir de aquí empiezan las polisemias, las metonimias y las lisergias. Hasier me contó una vez con la mano apretada fuertemente a su mejilla ladeada que una vez se despertó encima de un charco. "Y no sabía ni en qué continente estaba". Las tres 'Gookies' se despiertan y tampoco recuerdan lo que ha sucedido desde el viernes. Tampoco encuentran la batería, que ya es perder una batería.

 

Se ven obligadas a desandar sus pasos por la noche madrileña en un finde al revés con guiños a muchas noches vividas y bebidas. El que conozca el desayuno buffet del Ritz me entiende. Y el que ha probado la absenta, también. Tiene pintas de mucha experiencia personal, toques autobiográficos y de sueños por cumplir.

 

La historia es redonda y divertida. Es una primera entrega porque es el primer capítulo y esperamos con mucha hambre muchas pirulas más de Cols y sus compinches. El trazo, inspirado en la ochentera línea blanca, también recuerda al cómic francés rockanrolero de Frank Margerin, de la factoría Metal Hurlant, padre de Lucien, rockero referente durante los ochenta, ingenuo y gamberro, abuelo de las 'Gookies'.

 

Me quedo con la viñeta de las 'Gookies' con una empanada de tamaño sobrenatural tocando la batería a todo trapo dentro de la furgoneta. Siempre he sabido en qué continente me he despertado, o casi siempre. Y nunca he tenido una furgoneta. Quiero el número 2 de 'Cols'. Y lo quiero ya.

 




Periodismo: 20 historias para 2020

31 de diciembre de 2020




Ahí estoy yo, el autor de este blog, Periodismo al Pil Pil, que tiene ya más de una larga década. Aquí cuento mis historias del día a día en el Periodismo. Fundamentalmente, en el diario IDEAL de Granada. Aparezco vestido de mago en un reportaje sobre un circo que quedó varado en un pequeño pueblo de Sierra Nevada durante el confinamiento por la pandemia del coronavirus. Creo que quedó excelente. Ya me lo digo yo a mí mismo ;-)

Este año ha sido duro para todos. En nuestro caso, los periodistas, también nos hemos enfrentado a algo impredecible y nuevo. Hemos tenido que aprender. Hemos tenido que sacar lo mejor que tenemos dentro. Y, desde dentro, han salido temas muy bonitos. Duros, pero bonitos. Sé que me entiendes. Así que me ha parecido una buena idea, como este es mi querido blog y compañero desde hace tantos años, recolectar veinte de estas historias que he publicado con mi firma, que por alguna razón, me resultan especiales.

Ya avanzo que estos trabajos nunca hubieran sido posibles sin el concurso de la Redacción de IDEAL. Ya sea de alguno de mis jefes o jefas, ya sea los diseñadores, los fotógrafos, la editoria de vídeo, los compañeros de la web o los de la sección de Local. Y de mis locos amigos y amigas del Candela que me soplan historias continuamente. Gracias a todas vosotras. Gracias a todos vosotros. ¿Empezamos? Pasen y vean.


Entrevisté a El Niño de las Pinturas por primera vez en abril de 1995. Han pasado 25 años. Las fotos las tomó Juan Palma. Aquél día de enero nos encontramos delante de uno de sus grafitis en el Realejo. Y Fermín Rodríguez sacó su cámara.

2-FEBRERO. Juani, queer y trans. Doctora en Física Cuántica
"Va a ser más fácil crear el primer superordenador cuántico que lograr la igualdad de género"



La portada de IDEAL de Granada (papel y web) de aquella mañana de febrero te presentaba a Juani Bermejo Vega aka @queenofquanta. Es la protagonista de la sección Imprescindibles. Es la historia de una doctora en Computación Cuántica que da clases e investiga en la Universidad de Granada. Además es queer y es trans. Pero también es la historia de Esther, su esposa. Me dice en la entrevista que «va a ser más fácil crear el primer superordenador cuántico que lograr la igualdad de género», o que "«me casé en un pueblo de Cáceres, el típico bodorrio con 220 invitados». Las chicas de mi Redacción me han pedido quedar con ella para conocerla e irnos todas de cañas. La fotaka, de Pepe Marin Zarza Cuando en IDEAL se junta un equipo formado por gente como Pepe Marin Zarza, Fermín Rodríguez y Amanda Martínez Badía y delante tienes a Juani Bermejo Vega, doctora en Computación Cuántica, profesora e investigadora en la UGR, activista, feminista, queer y trans, vuelves a la Redacción con fotos como ésta. (Las fórmulas que se perciben en la pizarra son de Juani).

La sección Imprescindibles es un proyecto maravilloso que me encargó la Dirección de IDEAL. Pero la pandemia, como a todo, se lo llevó por delante. Buscaba entrevistar gente IIMPRESCINDIBLE. Y a mí me dio por entrevistar solo a mujeres. Sin tener que poner nunca Mujeres Imprescindibles. Aquí tienes el listado de todas ellas. Los vídeos, son especialmente buenos, con un formato que a mí me encantaba.

3-MARZO. Granadinos aislados por el mundo

Las guerras que enseñan a superar un aislamiento

Un arquitecto, una pareja de voluntarios de Cruz Roja y una científica compartieron con nuestros lectores sus experiencias en Kosovo, Haití, Congo o Burkina Faso por conflictos bélicos, golpes de estado, epidemias de todo tipo, catástrofes naturales y revoluciones. Los tres son amigos míos y los he conocido porque bien hemos compartido piso, bares o formas de pensar. Me pareció muy interesante que al principio del confinamiento, gente que los había pasado, y encima en el extranjero y en situación de conflicto, compartiera sus experiencias para ayudarnos a todos.

4-ABRIL. Barrio a barrio, un vídeo todos los días




Qué mejor manera, en medio del confinamiento, que publicar a diario un vídeo de cómo vivía cada barrio de Granada la pandemia, para que nuestros lectores supieran que IDEAL estaba a su lado, con ellos. Al final fue un completo recorrido en vídeo por todas las zonas de la capital granadina que muestra cómo los vecinos conviven con el estado del aislamiento.

Son cerca de cuarenta vídeos que se geolocalizaron en un mapa, que ha llegado a tener, a día de hoy, más de 72.000 visitas. Dato y señal de que a nuestros lectores les interesaba saber cómo estaba durante el confinamiento su barrio, el de sus padres o el de sus hijos.

5-MAYO. En medio de la pandemia, la vida sigue igual para El Nano


Esta historia la pillé por el rabillo del ojo. Iba en moto por los barrios del distrito Norte de Granada cuando me pareció ver lo que luego resultó ser. Menos mal que iba con mi fotógrafo, Alfredo Aguilar, y que al terminar el marrón que nos estábamos comiendo fuimos a comprobar si lo que había visto era lo que parecía ser. Y lo fue. El Nano, un desheredado de la vida, vivía en su coche, aparcado frente al cuartel de la Guardia Civil. Ahí estaba pasando el confinamiento. En las plazas de aparcamiento, se había currado una cocina, un chil out y una zona para ver la tele, con plantas y cortinas. La vida, pese al confinamiento, seguía igual para El Nano.

6-MAYO. La magia del circo y el Periodismo



¿Un payaso en la portada de IDEAL? ¿Se había terminado la crisis del coronavirus? Esta es la historia del Circo Apolo, que iba a estrenar función el día que se declaró el estado de alarma. Ni se os ocurra perderos el vídeo.

7-JUNIO. Más que mascarillas
La falta de mascarillas llevó a los granadinos a buscarse la vida para tener una y, en el camino, se dio rienda suelta a la imaginación

Más que mascarillas, se han convertido en una prenda más para convivir con ella a diario. La evolución ha sido rápida y ahora son personales y también personalizadas . Estuvimos como dos meses pidiendo a la gente que se dejara retratar con su mascarilla y que de paso nos contara la historia. Terminó la búsqueda en el hospital del PTS, donde se pintaron sonrisas en las mascarillas para atender mejor a los pacientes. Fue tan buena la idea y tan bonita la foto que acabó en la portada del periódico.

8-JUNIO. El drama de las personas sin hogar



Isa se despierta todos los días en el parque de Sor Cristina de la Cruz de Arteaga, que se encuentra entre la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología y Fuentenueva. Duerme en una tienda de campaña junto al resto de la tribu. La componen una serie de personas sin hogar que responden por los apodos de 'El Indio' o 'El Colorao'.

Cada uno es de su casa y solo les une que por razones de lo más peregrinas han decidido vivir a la intemperie. Ni siquiera han pasado la cuarentena de la crisis del coronavirus en el Palacio de los Deportes. Ellos han vivido, comido y dormido en este parque. EIsa, esta catalana de 58 años que no tiene a nadie en el mundo «porque se me han muerto todos», convive con ellos.

La cuarentena ha visibilizado el problema que tiene Granada con las personas sin techo, que trazan a diario un recorrido por la ciudad para sobrevivir.

9-JUNIO. Francis volverá sano a Kenia


Francis vive en un poblado en Kenia rodeado de fieras salvajes. Descubrió la tele en Granada. Su madre, también. Ahora está sano y feliz.


10-AGOSTO. John Carter, campeón de Europa de boxeo


La historia de John Carter se cuenta en ocho capítulos que son los asaltos que le ha ganado a la vida para salir de las calles del distrito Norte para brillar en Europa.


11-AGOSTO. Cierra la cafetería Lisboa



La crisis del coronavirus se lleva por delante el establecimiento que durante tres décadas ha formado parte de la vida de la ciudad. Todos en Granada se pusieron un poco tristes.


12-AGOSTO. Presidente del Gobierno ZP
"Las vistas eran espectaculares"



No todos los días uno entrevista a todo un presidente del Gobierno español. Fue muy amable y entramos en materia.

13-OCTUBRE. #TATGranada




En un año complicado, lo importante fue poder celebrar #TATGranada. El Parque de las Ciencias se convirtió en un laboratorio en el que se analizó la ciencia de la influencia. Siempre, interesante y complejo.

14-NOVIEMBRE. Adiós a la movida

La noche ha terminado


Diez testimonios de amor y una canción desesperada sobre una forma de vida que languidece durante el estado de alarma por el coronavirus


15-NOVIEMBRE. Elecciones USA



Profesores, músicos, una catedrática y jugadores de basket valoran las elecciones de Estados Unidos y comparten sus sentimientos: "Lo único bueno es que vivimos en Granada"

16-NOVIEMBRE. El Club de las Pequeñas Cosas


El Club de las Pequeñas Cosas es una sección que mantengo en la web del periódico IDEAL. Son pequeñas historias que me gusta escribir con protagonistas diferentes, narrativas distintas y a veces un poco locuelas.

17-NOVIEMBRE. Día de los Gitanos y Gitanas Andaluces


Son los Fernández Heredia. Los tres hijos de Luisa, maestra y orientadora educativa, estudian grados superiores, se sienten orgullosos de su etnia y su cultura, y luchan contra la discriminación

Al repasar el año hay un lugar común donde nos reconocemos todos. Una pandemia que ha cambiado nuestras vidas tantas veces como meses ha tenido 2020. La euforia de febrero, cuando nos creíamos invulnerables. El miedo y la soledad de la primavera, la desescalada ilusoria del verano. El hastío del otoño y la esperanza con la que concluye un 2020 para olvidar. O para recordar con nostalgia. Doce fotografías y doce relatos en primera persona de los periodistas de IDEAL recorren un año en sensaciones.

20-DICIEMBRE. La verdad verdadera de ser Periodismo















































UA-2404442-2