En la muerte de un periodista: Julio Alonso, compañero, amigo y maestro

12 de marzo de 2009


Las malas noticias ya no llegan por teléfono. Ni tan siquiera por el móvil. Llegan por el correo electrónico, por un mensaje directo en Twitter.
En este caso me llegó la semana pasada vía GMail.
Pilar
me puso en guardia: "Como sé la amistad que te une con él, quiero que lo sepas".

Se lo agradecí inmensamente.
Nunca llegué a estrechar la mano de Julio, nunca lo ‘desvirtualicé’. Ni falta que hizo. Nos leíamos en nuestros blogs, debatíamos en en el foro de periodistas andaluces y cuando la ocasión lo mereció lo hicimos como los buenos, en privado, mojada adentro y parriba, aquí paz, después gloria y hasta la próxima.

Nos cruzamos dos veces y lo vi con su andar sigiloso. Lo reconocí hace justamente tres años en el Congreso de Periodismo Digital de Huesca, en el que explicó el proyecto de Joly Digital, al que tanta energía y conocimiento le ha dedicado, quizá su ‘niña bonita’. Deberían hacerle mucho más caso.

Lo invité dos veces a Granada, a las míticas Blogs & Medios. Incluso, el año pasado lo lié para que debatiera con Enrique Meneses. Me respondió elegante: "No va a ser posible, y bien que lo siento. Ese día lo tengo ya comprometido, después de varios cambios de fecha, con el Máster del Grupo Joly. Y no sé qué decir más, salvo que habría sido un placer compartir programa con Enrique Meneses".


Quiero verle cruzar el hall del sevillano hotel Barceló Renacimiento con su hijo Julio durante EBE08, pero no sé siquiera si me lo imaginé.


No me lo imagino postrado. Never.

Me lo imagino como que nos perdemos su último post en Visión, donde hasta el pasado día 7 todavía reflejaba su impresión sobre el negocio, sobre su pasión, sobre el Periodismo.

Me dicen desde Sevilla que "Julio Alonso tenía todos los días la ilusión del que comienza". Lección suficiente para muchos y para todos.

Y yo, este día, solo le mando un abrazo fuerte no sin antes decirle que, como los buenos, se va sin regalarme el Libro de Estilo que me prometió.


Será porque no se quiere ir.


Será porque los maestros no deberían dejarnos nunca.

Os dejo con su última Carta a los Lectores, publicada en el número 15 de Cuadernos de Periodistas, una joya: "
Falta de credibilidad y declive de la prensa escrita": "Pocas veces la credibilidad y el prestigio del periodismo y los periodistas han estado tan por los suelos como lo están ahora..."

Y, joder, prometo no llorar...


Las fotos son de mi amigo Victoriano, tomadas en EBE 08, cedidas para la ocasión, y bajadas de su Flickr. Gracias, Victoriano.

6 comentarios:

Paco Torres dijo...

Adiós maestro, amigo, compañero...

Descanse en paz.

Bomarzo dijo...

Un besico, compay...

sonia sin gluten dijo...

Me he quedado fatal (!)

Hacia muchos años que no le veia...
Lo siento de veras.
Descansa en Paz

sonia sin gluten dijo...

Lo siento, he ido corriendo en busca de un ejemplar del liblr "Estilo· del Pais, acabo de leer su dedicatoria...
le recuerdo con su acento "granaino" llamando "chatilla", fue mi maestro, me ensañaba la diferencia entre una buena o mala portada...
Lo siento, lo siento mucho

marola77 dijo...

LA mejor obra es aquella que perdura en el tiempo y en la memoria. De esta forma seguimos dándole la vida y la luz para que siga entre nosotros.

Javier F. Barrera dijo...

Lo único que me gusta al final de este final es que mucha gente ha coincidido en que Julio era un gran tipo y que nos da lástima su marcha.

UA-2404442-2