Los GPS explotan en Granada
La curiosa costumbre de cambiar el nombre a las calles de Granada

11 de septiembre de 2012



El tema salió como por casualidad, como suelen salir. Por aquello que dice Enrique Meneses de que el Periodismo se compone de una buena parte de potra, de suerte, quizá de casualidades.

Estábamos al principio de verano en el barrio granadino de Casería de Montijo. Los concejales socialistas visitaban el barrio. 

Mi compay Juanjo Ibáñez me comentó que había una gran plaza que al ser de ladrillo rojo le llamabana "la plaza roja", y a partir de aquí comenzamos a recopilar en un periquete un montón de nombres de plazas, avenidas y calles de Granada que los granadinos han cambiado de nombre.

Nos pareció que podía salir una buena historia de esta conversación y, hoy, es el día en que una vez terminada ha salido publicada. 

Empieza así: "«Bajas por el Cebollas, tuerces hacia Calvo Sotelo y al final cruzas La Redonda». La ciencia de la calle rebautiza en Granada las avenidas, inventa plazas y rotula pasajes en una mezcla de ingenio, tradición y malafollá que convierte el callejero granadino en un laberinto de nombres antiguos que persisten sobre los nuevos, modismos que solo entienden los propios granaínos y, en fin, un conjunto de localismos enternecedores unos e incompresibles otros que hacen que la voz del pueblo ordene y mande sobre los designios oficiales.

Ejemplos hay a puñados y aquí se recogen algunos de los más significativos. Empezaremos con la traducción de la primera frase de este mismo reportaje. Pero antes, una pregunta: ¿La ha entendido? Por si acaso, y para no perdernos, escribiremos la ruta según el callejero del Ayuntamiento de Granada, el oficial: «Bajas por la Cuesta de Alhacaba hasta la Plaza de la Merced, tuerces hacia la Avenida de la Constitución y al final cruzas el camino de Ronda». Sí. Si llevas un GPS ya habrá explotado".











Reportaje sobre los nombres de las calles de Granada

Reportaje sobre los nombres de las calles de Granada

UA-2404442-2