Siempre hay que llevar una cámara encima...

13 de agosto de 2007


Y así puedes publicar esto

La DGT de Muñorrodero

En 3.000 kilómetros de carretera tragados en diez días se ven muchos mensajes de la DGT, la Dirección General de Tráfico española. Suplicantes: "Respete los límites, por favor"; amenazantes: "Velocidad controlada por radar"; educados: "Use el cinturón de seguridad"; macabros: "1.681 muertos en carretera desde el 1 de enero"... Y todos ellos en costosos carteles luminosos que por el día suelen distraer mi atención y por la noche me deslumbran.

Pero la DGT no llega a Muñorrodero, una minúscula pedanía cántrabra. Allí, tras ver la instantánea que aquí dejo, supuse que sus habitantes están cansados de oír día y noche el run run de los motores de vehículos a toda pastilla que casi rozan sus casas y amenazan a sus niños en una carretera secundaria mal diseñada.

Ellos no cuentan con paneles electrónicos con lucecitas de colores, así que, brocha en mano, hicieron lo suyo para lanzar un mensaje más que claro a los conductores en improvisadas pancartas que han colgado de casi todas las fachadas de las casas. Sobre el mensaje, los comentarios sobran.

La DGT ha probado ya casi de todo para impactar a los conductores españoles. Sólo les queda emplear el estilo muñorrodereño. Más claro y expeditivo, imposible.

Después de 3.000 kilómetros de carretera, me quedo con este. Mola.

La gran Rocío Mendoza lo ha clavado.

Por cierto, no hagáis caso del comentario, que es de un colega

UA-2404442-2