"El periódico es independiente,
pero no es un negocio"
El estado del Periodismo
¿Periodismo de Estado?

8 de noviembre de 2009


Se cumplen veinte años de la caida del Muro de Berlín. Los medios se curran especiales con una calidad sobrada (luego posteo una recopilación con las joyas que encuentre y lo linko).

Vemos que la conclusión es que el periodismo digital, el periodismo en Internet, el ciberperiodismo, el ¿os acordais? periodismo electrónico o e-periodismo, está madurando a una velocidad de vértigo que pese a la doble crisis de ingresos y de adaptación está pariendo ya un nuevo modelo de ofrecer información.

Está abriendo mil canales con otros tantos mil formatos. Y, lo más importante, está estableciendo una nueva relación con el lector, con la la audiencia. Y si cuidamos esta relación, por ahí encontraremos el nuevo modelo económico, el nuevo modelo de negocio.

Una de las ideas es crear comunidad a través del contenido. Otra idea es la relevancia, basada en la marca y no tanto en el tráfico. Quizá otro apunte sea la capacidad de recomendación, la influencia.


A partir de ahora, hablaremos de la resurrección del Periodismo. Se acabó el recurso a la muerte del Periodismo, de los periódicos o de su pentaputamadre. Ya va siendo hora de arremangarnos, dejar las quejas, los sollozos, los lamentos y las críticas en el lugar oscuro de la historia al que pertenecen y empezar a sacar lo mejor de lo que tenemos dentro y despertarnos por las mañanas con ganas de contar historias. De salir a la calle y creer en la gente. En toda la gente.

Por algo,
como dice Enrique Meneses, tenemos que ser fuertes con los fuertes y débiles con los débiles. Porque por eso, esta profesión, la de contar historias, la de periodista, sigue siendo la profesión más bonita del mundo. O, por lo menos, a nosotros nos lo parece.

No se pierdan las reflexiones de
La Petite Claudine sobre el Periodismo en el post que ha titulado ¿Periodismo de Estado?

Marta me las contó, me las avanzó bebiendo vino en la terraza del Alhambra Palace. Por eso me alegro que ahora, con ocasión de un artículo publicado en The Washington Post, se haya decidido a escribirlas:

"El periódico es garante y guardián de la democracia, no mascota del poder, y esa es la diferencia entre un periódico y un panfleto. Es independiente, pero no es un negocio; esa es la diferencia entre un periódico y un catálogo. La responsabilidad de un periódico está con sus lectores, y por ellos debe ser independiente, autosuficiente y veraz. Un periódico no puede estar afiliado con un partido político ni ser escaparate de un negocio y seguir llamándose periódico. La prensa no agoniza como consecuencia de la crisis financiera sino como consecuencia de sus dos pecados capitales: la avaricia y el ansia de poder (
Sigue Leyendo)".

ILUSTRACIÓN: P. J. Crook, de la que pronto, muy pronto, postearé.

UA-2404442-2