Congreso de Huesca. Integración de redacciones. El click mental

12 de marzo de 2010



El Congreso de Huesca reunió a cuatro responsables de redacciones para debatir sobre la integración. Los medios han recogido sus intervenciones.


Gastón Roitberg, de La Nación
"Hay que adaptar la cultura periodística a la forma de gestión económica"

Rosalía Lloret, de RTVE
"Es difícil que haya contenidos de pago en un mundo de competencia casi perfecta"

Borja Bergareche, de ABC
"Tenemos la oportunidad de hacer mejor Periodismo"

Gumersindo Lafuente, de El País
"Internet está destinado a subvertir la organización tradicional del medio"

Los protagonistas de esta ponencia, más el moderador -Ignacio Escolar-, y el profesor de la Universidad de Navarra Ramón Salaverría, nos han contado las conclusiones de esta ponencia sobre integración de redacciones.


También recomiendo la crónica que ha escrito Daniel Olivares Dawson.

Borja Bergareche:
«En este proceso no van a sobrevivir todas las marcas periodísticas»

El subdirector de abc.es considera que las empresas periodísticas debe «incentivar y seducir a los periodistas» para tener éxito en la integración de la redacción digital en la redacción de papel

Daniel Olivares. Enviado Especial Huesca

Conseguir que una porción pase a formar parte de un todo no es fácil. Y en ese proceso andan imbuidas muchas de las empresas periodísticas de todo el planeta mediático, en la integración de una fracción (la redacción digital) en el todo (la redacción tradicional).

La forma de entremezclar dos formas distintas de trabajar, por tratarse de dos formatos y dos lenguajes también con notables distintivos, es un hueso al que se antoja difícil hincar el diente.

En ese fase se encuentran desde esta misma semana dos periódicos de tirada nacional, ABC y El País. Borja Bergareche, subdirector de abc.es, y Gumersindo Lafuente, subdirector adjunto a la dirección del segundo, han explicado hoy en el Congreso de Periodismo Digital de Huesca parte de las vicisitudes de ese cambio que arrancó el pasado lunes en El País y hace dos días en ABC.

Ambos ha compartido mesa de debate con Rosalía Lloret, directora de RTVE.es, y Gastón Roitberg, secretario de la redacción multimedia del diario argentino La Nación, bajo la moderación del periodista Nacho Escolar.


Aparte de explicar la reordenación física de los puestos de trabajo, tanto Lafuente como Bergareche (ha expuesto un vídeo sobre las obras realizadas para construir una nueva redacción en la sede del rotativo) han centrado el tiro en el desafío organizativo que supone «uno de los cambios del modelo de hacer periodismo más importante de los últimos años» (según Lafuente).

En el caso de ABC, Bergareche ha resaltado que su empresa ha apostado «por algo bastante radical: tirar abajo lo anterior y levantar literalmente una nueva redacción. Lo que algunos llaman integración no deja de ser una obra de ingeniería humana. Es una oportunidad para que los medios podamos seguir cumpliendo con la función cívica y hemos apostado porque los que trabajan en internet introduzcan ese nervio brutal que manejan y lo trasladen al papel. Es una obviedad que los niveles de incertidumbre de esta operación de ingeniería humana vienen derivados de los problemas económicos".

"Hay que incentivar y seducir a los periodistas para entrar a este nuevo espacio que hemos creado. El modelo por el que hemos apostado es una mesa de subdirectores en la que se ha centralizado la toma de decisiones. De ahí emanan decisiones para que cada persona cubra qué cosa y en qué sentido", ha detallado Bergareche.

«Prolongar la vida 140 años más»

Roitberg, cuya empresa ha acometido ya el proceso de integración, ha planteado dos motivos que conducen a la integración: una necesidad periodística y otra económica. A su juicio, «hay un motivo económico» porque «los diarios respondían a una lógica industrial que no es la misma que la actual», y en el caso de La Nación, «que tiene 140 años, el objetivo es prolongar la vida de la compañía por 140 años más», todo «un desafío», según el periodista argentino.

En cambio, Sindo Lafuente, aunque ha coincidido en que «es un desafío económico», considera que «lo que en principio más nos interesa es cómo adaptamos la labor del periodista a esta nueva realidad de los medios y cómo convertir el problema en una oportunidad». Por ello, la integración, «como palabra, no me gusta». Para él, se trata de «trabajar de otra manera».

La visión de Borja Bergareche no difiere en el fondo, aunque sí en la definición: «Hay que poner el foco en la organización, en cómo nos adaptamos. En este caso, la cadena de mando tiene que ser muy clara. El foco está en la organización del trabajo, en la capacidad de liderazgo de los jefes sobre sus equipos humanos».

Ese proceso no es ni va a ser nada fácil. Tan duro puede ser que el subdirector de acb.es tiene claro que en esta revolución de la forma periodística de trabajar «no van a sobrevivir todas las marcas periodísticas», y «por eso, la marca periodística va a ser muy importante: ABC va a ser ABC lo mires en el iphone o en un sms».

Rosalía Lloret, en su caso, ha puesto la pica en otro terreno: «Es un tema editorial». Desde su punto de vista, ésa «es la principal razón» del cambio. «Estamos viviendo una anomalía histórica y las redacciones tradicionales no han tenido la capacidad de entrar en las nueva realidad», ha opinado.

¿Cómo ha afectado esa transformación en La Nación? Según Roitberg, «el trabajo es el mismo en cantidad de horas pero mucho más intenso y ha variado en planificación de ese trabajo».

En este sentido, Sindo Lafuente ha avanzado una última idea: «Internet está destinado a subvertir la organización tradicional del medio: no todo se puede tener controlado». Pero, eso sí, el trasfondo esconde un mensaje claro a su forma de ver que parece tener más claro sus destinatarios: «Si nosotros no cuidamos por la virtud de nuestra profesión, no lo va a hacer nadie».

UA-2404442-2