El Periodismo satírico irrumpe en la campaña electoral de la mano de Twitter

9 de noviembre de 2011



Estando como estamos en el siglo XXI vamos a echar marcha atrás hasta finales del siglo XIX. Ahí aparece un tipo que se llama Francisco Ortego Vereda. Dejareme que destaque este párrafo, dedicado para todos los que andan quejándose y no innovan ni aportan: 

"Mal pagado como dibujante y con una numerosa familia, su situación económica era dificultosa y unido a sus ideas políticas republicanas y liberales, le arrastró en 1871 a trasladarse a Francia para mejorar su futuro, donde permaneció hasta el final de su vida. Publicó en diferentes periódicos satíricos de París. Cuando se produjo su fallecimiento, la Editorial Gaspar Roig preparó una edición que se editó en Madrid de un Album Ortego, con una antología de sus dibujos, que fue prologado y presentado por Josep Lluís Pellicer, para ayudar económicamente a la viuda y los hijos. Fue un excelente cronista humorístico y técnico de los personajes de su época y autor de diversas sátiras políticas destacadas".

Con periodistas así el Periodismo satírico español llegó a sus más altas cumbres, donde un medio, llamado el ‘Gil Blas’, seguramente, destacó sobre todos ellos. ¿Cuál era el lema del ‘Gil Blas’? En la primera página de su primer ejemplar publicaba no sin infinita e incalculable coña: 
-¿Qué viene a defender ‘Gil Blas’ en la arena periodística?
-"‘Gil Blas’ no viene a defender, viene a atacar".

Y me pregunto yo tras leer a mi tocayo Pérez de Albéniz en su artículo ‘Periodismo Twitter’ si no estamos un poco tranquilos los periodistas: "¡La gran mayoría de periodistas eran tan mediocres como Rajoy y Rubalcaba! Los presentadores, los analistas, los tertulianos… todos fueron cómplices de la pantomima que tuvo lugar en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid, con sus soflamas partidistas, su servilismo desbordado, su ausencia de autocrítica, su pesebrismo nauseabundo. Dos descréditos, el de la política y el del periodismo, caminan de la mano".

También tenemos, dignos herederos del ‘Gil Blas’ y de Francisco Ortego a los compays de El Mundo Today quienes, varias veces por semana, escacharran lo escacharrable pero no sin ton ni son, sino haciendo ese Periodismo Satírico que tanto creo yo que estamos echando de menos en este Patio de las Ursulinas que se ha convertido el Periodismo patrio, donde hemos permitido las ruedas de prensa sin preguntas o que a los políticos del Consejo de RTVE se les pase impunemente por sus cabezas controlar las escaletas de los Telediarios.

Javier Pérez de Albéniz escribe en el post que he mencionado antes que "Afortunadamente nos queda Twitter. Realizando una cuidada selección de firmas en la red social fue posible seguir el cara a cara de manera entretenida, imaginativa, divertida, creativa y, sobre todo, independiente".

Y es aquí donde encuentro la conexión entre la herencia del Periodismo satírico, en sentido del humor que atesoramos en la piel de toro, la herramienta de comunicación que es Twitter y lo que ha sucedido en torno al debate entre Rajoy y Rubalcaba que, al paso que van los análisis, quedará como el mayor cachondeo nacional nunca antes visto. 


Seguramente porque nos lo merecemos todos. Y así nos va.

El post en 1001 Medios al respecto y a continuación, el Storify con los tuits más hilarantes; perdón, satíricos.


UA-2404442-2